Real Madrid

El Real Madrid ensaya el gol de Ramos

Faltas, córners y penaltis. Zidane trabaja para ganar la Champions a balón parado, con Sergio, Pepe, Bale y Cristiano como rematadores

Pepe cabecea ante la mirada de Cristiano y Keylor
Pepe cabecea ante la mirada de Cristiano y Keylor

La final de la Champions no será un partido de diez goles como el que Real Madrid y Eintracht de Francfort disputaron en 1960, el 7-3 que pasó a la historia como la final con mayor fútbol de ataque de la Copa de Europa. Zidane sabe que Simeone planteará un esquema de presión, robo y contragolpe para no dejar pensar al conjunto blanco y el entrenador francés ha planificado ocho días de entrenamientos en los que sus hombres se preparan para una pelea física sin cuartel en la que no deben dejar huecos. Un combate que augura se decidirá por una jugada de estrategia como las que Godín y Ramos cabecearon en Lisboa. Zinedine ha espoleado a sus futbolistas en la necesidad de correr más que el contrario y ensaya diariamente durante una hora faltas indirectas, saques de esquina, golpes francos y penaltis para encontrar el título en un cabezazo «made in Ramos».

Modric lanzará a balón parado desde la derecha y Kroos desde la izquierda. Cristiano, bale, Ramos y Pepe subirán al remate. Casemiro será otra variante

En el mismo sentido, el preparador madridista ensaya en defensa para que Ramos y Pepe se encarguen de Godín y Giménez en las acciones de estrategia ofensiva pergeñadas por Simeone, mientras Casemiro vigilará al centrocampista que sube al remate, Saúl. Será, indudablemente, una final por todo lo alto.

Confundir los marcajes

El Real Madrid ha llevado en cada una de sus salidas un profesional que graba los partidos del equipo y aspectos concretos del juego. Zidane y Bettoni visionan ahora los vídeos propios y los del Atlético para ejecutar sus jugadas ofensivas y defensivas a balón parado, además de los penaltis. Esta final no será, nunca mejor dicho, de guante blanco. Será de bota dura y mono de trabajo. El responsable del Real Madrid asume que su colega rojiblanco llevará la lucha a este terreno y tiene convencidos a sus hombres para atacar una guerra de desgaste físico en la que la victoria puede decantarse por una acción de talento o un remate de estrategia. «Zizou» ha expuesto a sus jugadores que no sientan ansiedad y piensen que la batalla puede extenderse a la media hora de la prórroga. Les ha imbuido un mensaje de disciplina en la defensa táctica: «Lo importante es no cometer un fallo, por arriesgar a buscar un gol, que nos cueste ese gol».

En ese ámbito, el remate a balón parado es el camino menos complicado para el fútbol. Lo primero que ha hecho el entrenador galo es cambiar las señales que realizan los lanzadores para indicar dónde enviarán el balón. Lo mismo hará Simeone.

Bettoni ha estudiado a Oblak para analizar sus movimientos en los penaltis, que serían lanzados por Cristiano, Modric, Kroos, Bale y Ramos

Zidane ensaya esos momentos con las cartas bien marcadas. Kroos será el encargado de lanzar las faltas y córners desde el flanco izquierdo. Cristiano entrará a cabecear al primer palo, Bale le secundará, Pepe llegará desde atrás y el último en buscar el remate será Ramos. Modric se situará al borde del área para cazar el rechace.

El croata fue el culpable del gol de Ramos en Lisboa, al lanzar el saque de esquina desde la derecha. Ahora volverá a ser el responsable de las faltas y saques de esquina desde el lado diestro. Bale acudirá al primer palo, Ronaldo irá detrás, Ramos penetrará por el centro y Pepe será el último en buscar el testarazo. Kroos se situará al borde del área a la espera el despeje.

Casemiro, otro jugador que va bien por alto, será una variante de remate para cambiar las estrategias y confundir los marcajes al Atlético.

Oblak, estudiado al detalle

Zinedine lo tiene todo previsto. Ganar la Undécima es alcanzar la gloria en su primer semestre como técnico al más alto nivel. Nadie lo ha conseguido en tan poco tiempo. Los penaltis no serán una sorpresa para él. En condiciones normales, Cristiano, Modric, Kroos, Bale y Ramos integrarán la primera terna de lanzadores si están en el campo. Benzema y Marcelo serán las siguientes opciones. Bettoni ha estudiado a Jan Oblak en todos sus penaltis para superarle y esa información será trasladada a las plantilla.

A expensas del cerrojo del sistema rojiblanco, Zidane ha explicado a sus futbolistas que deben rematar a la primera cada balón en el área, sin buscar un centro imposible. Carvajal, Marcelo y todos sus pupilos, no solo los delanteros, han probado los remates al primer toque. «Decidirá un detalle», les advierte su jefe.

Toda la actualidad en portada

comentarios