Real Madrid Marco Asensio, un líder a los 21 años

Es el jugador más en forma del Real Madrid. El mejor fichaje del club desde Cristiano, según muchos exjugadores

Real Madrid: 
Marco Asensio, un líder a los 21 años

Palma, octubre de 2013. Los jugadores más veteranos del Mallorca entran al vestuario de Oltra, entrenador, y le espetan: «Míster, ese chico tiene que ascender ya al primer equipo. Con él mejoraremos mucho. Tiene mucha calidad». Les hizo caso. Solo siguió la estela de Clemente Marín, su descubridor, que le fichó para los alevines del club, a los diez años, al verle hacer la ruleta de Zidane y marcar goles desde el córner. Marco Asensio (Palma, 21-1-96) debutó con el primer equipo bermellón tras aquel ruego del plantel. Fue con Karpin, en la siguiente campaña, cuando explotó. Con diecisiete años dirigía el fútbol del Mallorca. Su regate directo, su osadía en abordar al defensa, su velocidad con el balón controlado y sus pases eran virtudes de un «diablo».

Su fichaje: José Ángel Sánchez llamó a su agente el 5 de diciembre de 2014 y dijo «sí» ese día
El Barcelona quiso ficharlo. Ofreció 4,5 millones, dos al instante y otros dos a pagar en dos años. El 5 de diciembre de 2014, José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid, telefoneó a Horacio Gaggioli, representante del muchachos, uno de los intermediarios que trajo a Messi al Barcelona muchos años antes. «JAS» fue claro. «El Real Madrid desea fichar a Asensio».

Su ídolo era Zidane

El chaval tenía ofertas del Chelsea y de los dos grandes de Manchester. Y dijo «sí» a la casa blanca ese mismo día. Aquel fichaje fue un suceso más que se añadió en la lista de acusaciones para despedir a Zubizarreta del Barcelona. Era injusto, pues el director deportivo siempre quiso su contratación. Pero el Barcelona, apretado en la cuestión económica, no quiso poner los 4,5 millones. Y José Ángel Sánchez fue listo en la negociación: pagaría 3,9 millones y el futbolista continuaría jugando en el Mallorca hasta junio. Todos aprobaron la operación El chico tenía el talento de Marcelo.

Clemente Marín lo contrató para el Mallorca con diez años al verle hacer la ruleta de «Zizou» y marcar goles de córner
Había otras razones ineludibles para su rúbrica «en blanco»: Asensio es madridista. Su ídolo era Zidane, cuyo póster presidía su habitación. Hoy el francés dirige su progresión. Tiene buena culpa de esta evolución. Es uno de sus elegidos.

Cedido el curso pasado al Español, para adquirir experiencia en Primera, el balear se incorporó el pasado 10 de julio al gran examen madridista, camino de la concentración en Estados Unidos. El reto era ganarse el sitio en la primera plantilla. Zidane le vio y decidió al instante. «Se queda». Y en agosto, con veinte años, Asensio era ya un ídolo del madridismo. Titular en la final de la Supercopa de Europa frente al Sevilla, su golazo por la escuadra definió su clase. «Está tocado por los dioses», dice un profesional de la casa.

«No» ante 100 millones, es intransferible

Desde entonces ha participado en veintinueve partidos, pero no ha jugado lo que merece. Ser el más joven le ha hecho esperar tras Gareth Bale, James e Isco en demasiadas ocasiones. Lo fundamental es que cuando ha salido ha marcado la diferencia. Sus dos actuaciones frente al Bayern han presentado ante el mundo una genialidad que ha demostrado a lo largo de la temporada en la Liga, en la Copa y en la inolvidable Supercopa de Trondheim.

«Asensio is the future... he’s so good», escribió en su twitter Joel Embilid, estrella de Philadelphia en la NBA, tras verle medirse al Bayern. Sus fintas, su verticalidad, su valentía para jugarse el balón en cada acción han maravillado a los aficionados «¡Y tiene 21 años!». Los directivos del Bayern felicitaron en Múnich a José Ángel Sánchez ante ese fichaje. «¡Por 3,9 millones!». Hoy, «el Real Madrid no lo vendería ni por cien, es instransferible», manifesta el club.

Zidane le cuida. Sabe que está siendo injusto con él «como lo soy con muchos jugadores», porque no puede darle el protagonismo que tendría en cualquier otro club. Le gradúa. Tampoco quería arriesgarse a quemarlo en algún duelo clave que saliera mal. Hasta que ha comprobado que «Marco» es el mejor en las grandes citas.

Hoy, el balear aspira a ser titular en el clásico. Ramos, Cristiano, Pepe, los jefes del grupo, valoran que Asensio es un líder del futuro. Su relevo. Lo que más le duele al chico es que su madre, holandesa, no pueda disfrutar su éxito. Hoy es ídolo en una familia de dos países.

Toda la actualidad en portada

comentarios