Real Madrid

El líder no especulará ante el Málaga de Míchel

Al Madrid le basta con un empate en La Rosaleda, pero «el ADN del club es ganar»

Actualizado:

Superada la batalla aplazada de Vigo, al Real Madrid le basta con un punto en la jornada definitiva de Liga, pero viajará a Málaga con el objetivo de vencer. Zidane no quiere ni oír hablar de salir a por la «equis» el domingo en La Rosaleda. «No sabemos especular», subraya el entrenador. «Nosotros no sabemos jugar a empatar», explica el técnico. «No estamos acostumbrados a plantear un partido con la opción del empate», reflexiona. Y remata con un mensaje «made in Real Madrid» insoslayable: «El ADN de este club está hecho solo para jugar a ganar».

Miles de madridistas irán a Málaga a apoyar al equipo en un día histórico, primer capítulo del sueño del tercer doblete

La plantilla de Zidane no tiene miedo ante el futuro inmediato. No piensa en el mal fario de Tenerife y en el gol con las manos de Pier. No. El plantel madridista ha mandado a lo largo de la temporada en la Liga, a pesar de tener pendiente este encuentro de Balaídos, y los futbolistas blancos opinan que deben ser justos campeones el domingo ante el excelente equipo de Míchel. «Zizou» confía en la forma ideal de Cristiano y en el potencial de todos sus hombres para obtener su primer título liguero al cabo de año y medio al mando deportivo del club más importante del mundo.

El francés analiza que sus pupilos han realizado una gran campaña, tanto en el campeonato español como en la Copa de Europa, y sabe que tiene calidad y mimbres para ganar las dos competiciones.

Los jugadores de Zidane acudirán a Málaga convencidos de su superioridad técnica para hacerla valer en La Rosaleda como lo han hecho a lo largo y ancho de la Liga. No albergan nada de autosuficiencia en la victoria. Sería un error. Deberán luchar al máximo para derrotar al adversario y saben que si juegan a su nivel deben vencer a los muchachos de Míchel y ser campeones.

La primera premisa de Zidane en esta final de Liga será el respeto al rival. El máximo responsable del Real Madrid va a estudiar todas las virtudes del enemigo. Vigilará especialmente a Sandro. Casemiro no debe dejarle jugar. Kroos y Modric deben conseguir la posesión del balón, en detrimento del centrocampista blanquiazul, para conquistar una liga que el croata considera esencial porque todavía no la ha celebrado en España. «Luka» es rotundo: «Hay que ganar la Liga». Han pasado cinco años desde la llegada del «niño de la guerra» al fútbol español y el centrocampista lo reconoce con una sinceridad aplastante: «Un club del nivel del Real Madrid no puede estar tanto tiempo sin ganar la Liga». Es el lema de la plantilla para convertir el encuentro de La Rosaleda en el partido de la reafirmación del liderazgo del club a escala nacional e internacional.

Modric, Bale, Keylor, Asensio, Isco, Danilo, James, Kiko Casilla, Kovacic, Mariano y Yáñez anhelan festejar su primer título liguero con el Real Madrid. Muchos de ellos han alcanzado la gloria mundial con la Champions, el Mundial de Clubes, y la Supercopa de Europa, en algunos casos por partida doble en los tres torneos, y aún no han levantado una Liga.

La Rosaleda será un estadio madridista en esta última jornada del campeonato. Miles de seguidores han solicitado entradas para estar en una noche que esperan festiva. Ningún madridista sabe lo que es disfrutar un doblete desde 1957 y 1958. El club aspira al tercero de su historia. Málaga es el comienzo. El rival en la Champions, la Juventus, ganó anoche la Copa de Italia al vencer 2-0 a la Lazio. La final de Cardiff se presenta apasionante: el once más goleador frente al once que mejor defiende.