Es Noticia
«MasterChef»

El zasca de una de las aspirantes de «MasterChef» a Jordi Cruz

La comunicación es la clave para trabajar en una cocina profesional y es el principal problema de los aspirantes de «MasterChef 6»

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La comunicación es la clave para trabajar en una cocina profesional y el principal problema de los aspirantes de «MasterChef 6». El jurado quiere que mejoren el intercambio de información y en la primera prueba trabajaron la comunicación no verbal. Por eso, en el primer reto de esta semana tuvieron que cocinar en parejas y explicar la receta a su compañero solo con mímica.

Pero no solo tuvieron que explicar a su compañero la receta que deberá realizar, también tuvieron que decirle con gestos como son los pasos a seguir y la lista de ingredientes necesarios para elaborarla en apenas 90 minutos. Para alegrar la prueba, el equipo del programa dejó que les echara una mano la exaspirante de «MasterChef Celebrity 2» Bibiana Fernández, a quien casualmente le dejaron como compañero a Fabio. Lo que no contaron es que los platos iban a ser de lo más peculiares. Desde un Pad Thai tailandés hasta un ramen japonés. «Pues si yo esto no lo he probado en mi vida. ¿Cómo lo explico?», cuestionaba Jon, que tuvo a Oxana como compañera. Tal locura fue esta mezcla que tuvo que intervenir Pepe para darle un poco de cordura a su plato.

En exteriores, se trasladaron al Corte Inglés de Castellana en Madrid para rendir un homenaje a la moda. Allí sirvieron un cóctel a 150 invitados, entre ellos, diseñadores como María Escoté, Juan Vidal o Juan Duyos, la directora de la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid, Charo Izquierdo, o la directora de la Asociación de Creadores de Moda de España, Pepa Bueno.

Los aspirantes de «MasterChef 6» sirvieron un cóctel diseñado por Samantha Vallejo-Nágera, cuyo catering tiene más de 20 años de experiencia, compuesto de seis tapas saladas y dos postres. Pero las miradas de pánico llegaron cuando el jurado dijo que Oxana sería la capitana. Entre su carácter y su energía, hicieron que la aspirante rusa estuviera perdida durante gran parte de la prueba. «Quisiera yo saber donde está Oxana», refunfuñaba Marina.

Marina se rebela

La jefa de la prueba tenía un equipo favorito y se notó no solo porque fue con quien más trabajó, también porque fue el grupo que mejor trabajo sacó: el azul. Incluso los Gemeliers, que estaban entre los invitados, se dieron cuenta de esto. De hecho, el reto terminó con Oxana sobrepasada con la situación.

Todo esto llevó a que la actuación del equipo rojo dejase bastante que desear y, por lo consiguiente, le cayera una reprimenda de Samantha. «Vuestra falta de sincronización es lamentable», dijo la chef sin dudar. Pero especialmente se cebó con una aspirante, Marina. Sin dudarlo, la concursante decidió plantar cara en un intento de «dejar de ser el saco de boxeo». Sin embargo, el jurado aseguró que lo que había hecho realmente es no asumir sus defectos: «Siempre me llevo todos los zascas del mundo y es la primera vez que contesto», le dijo Marina a Jordi Cruz.

Pero la bronca no terminó ahí. «Creo que no soy digna de estar aquí. Me ha dicho de todo menos bonita», dijo Marina. «Puedo atacar a tu plato, pero llamarte a ti sinvergüenza ni se me pasa por la cabeza. Debe saber que le meto caña a un aspirante porque espero una reacción de él. Desde ahora me voy a dedicar a darte mi opinión de tus platos y a no regalarte nada más». Por suerte, este rifirrafe terminó con un largo abrazo entre ambos y un «borrón y cuenta nueva».

Los aspirantes del equipo rojo junto con Oxana tuvieron que ponerse los delantales negros para enfrentarse a una nueva prueba de eliminación, que tuvo al pescado azul como protagonista. El chef Ángel León (cuatro estrellas Michelin), primer cocinero del mundo en incluir el plancton entre los ingredientes de su carta, les enseñó las propiedades y las dificultades de trabajar con cada especie.

Por desgracia, el aspirante de «Masterchef 6» que no superó la prueba fue Dani, convirtiéndose así en el quinto que abandona el programa. Tony, tras al recibir la mención especial de la prueba de exteriores, le otorgaron una «ventaja», aunque ya conocemos las ventajas de «MasterChef». Él tenía que ser el encargado de elegir qué tipo de pescado tenía que cocinar cada uno y cuánto tiempo tendría. A Dani le dejó apenas 20 minutos para idear y preparar dos platos de sardinas, pero el aspirante solo consiguió presentar solo un plato y no muy decente. Por eso, el jurado le eligió para abandonar el programa.