La televisión, sacudida por las denuncias de violencia sexual

La BBC investiga hasta 25 casos distintos. En EE.UU., el cómico Louis C. K. es el último acusado

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La bola de nieve –o de mierda– no para de crecer en todo el mundo. El impulso definitivo han sido los escándalos protagonizados por el actor Kevin Spacey y el productor Harvey Weinstein, cuyas carreras pueden darse por cerradas después de ser denunciados como depredadores sexuales. La caída de dos iconos de la industria audiovisual ha animado a muchas otras víctimas a denunciar toda suerte de vejaciones, en una campaña que ha sido bautizada como «me too» (yo también). La caja tonta ha visto cómo su tapa volaba por los aires.

De Estados Unidos a Israel, pasando por Europa, se siguen destapando nuevos ejemplos de abusos y violaciones, en algunos casos recientes, en otros de hace décadas. En España, las acusaciones son por el momento genéricas o inconcretas, sin aportar los nombres de los presuntos culpables. Ayer mismo, la periodista y presentadora María Casado aseguraba que ella no ha visto ni vivido ningún caso, aunque espera que esta marea no sea en vano: «Ojalá sirva para decir basta ya, para que se nos trate por la profesionalidad y nada más», afirmó a Europa Press durante la presentación de su libro «Historias de la tele. Los secretos jamás contados de la pequeña pantalla». «La historia es de Estados Unidos y, evidentemente, también hay acoso en España e imagino que en todo el mundo», añadió Casado.

INVESTIGACIÓN MASIVA EN LA BBC. En la corporación británica llueve sobre mojado. Quizá por eso se lo toman más en serio que en ninguna otra compañía del mundo. La BBC ha comenzado su propia investigación interna para aclarar hasta 25 posibles casos de acoso y abuso sexual. Anne Bulford, directora general adjunta de la cadena pública, ha informado del protocolo activado para estudiar las crecientes denuncias, después de que detectaran un «pico» en los últimos tres años. Los casos más frecuentes son de «hostigamiento, intimidación y acoso sexual». Los responsables de la BBC abogan por la «tolerancia cero» y suspendieron de forma fulminante al presentador deportivo George Riley, a finales de octubre, después de recibir ocho denuncias distintas, algunas de ellas procedentes de un «grupo secreto de presentadoras de primer nivel». El futuro de Riley se decidirá cuando termine la investigación criminal.

JEFFREY TAMBOR.El protagonista de «Transparent» es uno de los últimos acusados. Amazon, productora de la premiada serie, en la que el actor da vida a un profesor jubilado que confiesa a su familia que se siente mujer, ha abierto su propia investigación. Jeffrey Tambor ha negado de forma vehemente las acusaciones, que proceden de una de sus antiguas asistentes, Van Barnes, quien escribió en su perfil de Facebook que el intérprete había tenido comportamientos «inapropiados». El actor, que se ha declarado «consternado y angustiado por esta acusación infundada», podría ser la parte visible de la otra cara de la monena, ante la dificultad extrema que supone siempre demostrar la inocencia. En Amazon, por otro lado, están escarmentados después de que Roy Price, expresidente de los estudios de la compañía, tuviera que dimitir tras ser acusado de acoso sexual por la productora Isa Dick Hackett, hija del célebre escritor Philip K. Dick.

BILL O’REILLY. El pasado mes de octubre se supo que el presentador estrella de Fox News pagó 32 millones para cerrar una demanda de acoso por parte de una analista de su programa. Solo un mes después fue renovado por la cadena. Hace un par de días se conoció otro detalle no menos escabroso del contrato. El polémico presentador logró introducir una cláusula según la cual no podría ser despedido aunque recibiera nuevas denuncias por acoso, salvo que un juez lo declarara culpable.

El dato ha visto la luz de forma casual, durante la investigación de los responsables de Competencia, que investigan si la compra de Sky por parte de Fox (que ya tiene un 39% de la cadena británica) puede vulnerar las leyes antimonopolio. En este contexto, Sky ha advertido que podría cerrar su canal de noticias, Sky News, si se concluye que representa un obstáculo para la operación. Fox, propiedad del magnate Rupert Murdoch, se encuentra a su vez en negociaciones para vender la mayor parte de su negocio a Disney, que aspira a lanzar su propia plataforma, pero esa es otra historia.

ED WESTWICK («GOSSIP GIRL»). La actriz Kristina Cohen acusó hace unos días al también intérprete Ed Westwick, conocido por la serie «Gossip Girl», de haberla violado hace tres años. La denuncia fue desmentida de pleno por el actor a través de un comunicado, según informa Efe. «No conozco a esta mujer. Nunca me he sobrepasado de ninguna manera. Desde luego, no he violado a nadie», apuntó el actor.

Cohen, por su parte, contó en Facebook que la supuesta violación, que investiga la Policía de Los Ángeles, tuvo lugar cuando fue invitada por un productor, amigo de ambos, a la casa del intérprete. En su relato, explicó que se sintió incómoda cuando Westwick sugirió un trío. Ella quiso marcharse, asegura, pero su amigo la convenció para que se quedara. Luego ella se echó la siesta en la habitación de invitados y allí comenzó su pesadilla, siempre según su versión: «Me desperté abruptamente con Ed encima de mí», sostuvo la actriz. «Le dije que parara, pero era fuerte. Me resistí tanto como pude, pero me agarró la cara, me zarandeó...».

Las cosas se complicaron aún más para Westwick cuando otra chica, Aurélie Wynn, aspirante a actriz, realizó una acusación muy similar. Ella salía con otro amigo común, Mark Salling, conocido por trabajar en la serie «Glee». Este no solo evitó apoyar a Wynn, sino que rompió con ella. Los amigos de la chica también le aconsejaron que no contara nada, porque nadie la creería y todos pensarían que solo buscaba hacerse famosa.

ALEX GILADY. Desde Israel llega otro caso que ha sacudido al poderoso grupo Keshet. Su presidente, exvicepresidente también de NBC Sports y miembro del Comité Olímpico Internacional desde 1994, tuvo que salir el pasado miércoles por la puerta de atrás de la empresa que fundó. Dos periodistas, Oshrat Kotler y Neri Livneh, aseguran que las acosó sexualmente. A los cargos, que él considera «infundados», se han sumado otras tres mujeres sin identificar. Una de ellas lo culpa de una violación que se remonta a los años setenta.

STEVEN SEAGAL. Portia de Rossi, esposa de Ellen DeGenereses que ha participado en series como «Ally McBeal» y «Arrested development» ha recordado que Steven Seagal, famoso por sus películas como cocinero karateca, la sentó y se bajó la cremallera durante una prueba con la pobre excusa de cuidar la «química» entre los compañeros de reparto fuera de la pantalla. De Seagal también han aparecido viejas grabaciones en las que se refiere a las periodistas que lo entrevistaban por una película como «pandilla de sucias prostitutas» y otras expresiones aún menos afortunadas.

LOUIS C. K.«The Hollywood Reporter» informaba ayer de otra bomba antes incluso de que estallara: el preestreno de la última película de Louis C. K., «I love you, daddy», fue cancelado al saberse que «The New York Times» iba a destapar otro escándalo. «The Late Show With Stephen Colbert» también suspendió la intervención prevista del creador de la serie «Louie», que fue sustituido en el último instante por William H. Macy («Shameless»). Horas después, el diario neoyorquino confirmaba que cinco mujeres acusan al cómico, que guarda silencio, de comportamientos tan inapropiados como desnudarse delante de ellas y empezar a masturbarse.

comentarios