Es Noticia

Silvia Charro y Simón Pérez saltan de las hipotecas a tipo fijo al porno

Silvia Charro y Simón Pérez buscan una nueva forma para seguir aprovecharndo el tirón

Los economistas del tipo fijo con Jordi «el niño polla»
Los economistas del tipo fijo con Jordi «el niño polla» - TWITTER
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace unos meses, los «economistas» Simón Pérez y Silvia Charro se convirtieron en lo más viral del momento después de protagonizar, en «Periodista Digital» un vídeo en el que explicaban la viabilidad que tienen las hipotecas fijas. Aunque no lo hicieron por el contenido del vídeo en sí, sino por su actitud durante el mismo, que hizo que los millones de espectadores que lo vieron se preguntaran si estaban sometidos a la influencia de algún tipo de sustancia estupefaciente.

De hecho, ambos fueron despedidos de las empresas para las que trabajaban. Simón Pérez perdió su puesto como director de la Escuela Internacional de Administración y Finanzas (EIAF), mientras que la inmobiliaria Engels & Völkers optó por prescindir de Silvia Charro. Los dos se trataron de explicar en programas como «Espejo Público», pero no hicieron más que alimentar los rumores sobre su extraño comportamiento.

Aunque su actividad, pese a quedarse sin empleo, se aceleró en las últimas semanas y se convirtieron en «youtubers». Opinaron de temas tan polémicos como la creación de Tabarnia e incluso se postularon para participar en «Supervivientes». Pero ahora, han ido aún más allá.

Seis meses después del boom, Simón Pérez y Silvia Charro buscan una nueva forma para seguir aprovecharndo el tirón. Lo hacen en un mundo completamente distinto: el del porno. Lo han hecho gracias a la alianza que han conseguido con uno de los actores de cine para adultos más famosos del mundo.

Se trata de Jordi «el niño polla», un joven de 23 años que ha rodado con mitos como Rocco Siffredi o Nacho Vidal. El acuerdo lo anunciaba el propio actor con un tuit donde aparecía una fotografía con la mediática pareja: «Tenía que pasar. Ha llegado el día».