Noticias de Televisión

La segunda oportunidad en la carrera del deportista

Saben de lo que hablan mejor que nadie y han aprendido a contarlo. Son el complemento perfecto e imprescindible en las retransmisiones

Michael Robinson
Michael Robinson - ABC

«¿Será 2016 un buen año para retirarse?», así comenzaba el año Pedro de la Rosa, comentarista de Fórmula 1 de Movistar+; sin embargo, aún sigue subiéndose a un coche cada semana. Aunque su carrera deportiva no ha brillado tanto como la de otros pilotos, él ha sido el encargado de hacer asequible la complejidad de un deporte de motor como el suyo. Es uno de los deportistas más reconocidos fuera de la pista. Sus 25 años de experiencia le han servido para conocer los entresijos y curiosidades del deporte y poder transmitirlas en la pequeña pantalla. De la Rosa es uno de muchos deportistas profesionales que se ha cambiado de lado de la cámara.

«El tenis es mi pasión sobre cualquier cosa. Todo son etapas y sé que la de jugador acabó hace muchos años. Ahora, puedo transmitirlo y es algo que disfruto muchísimo haciéndolo. Me gusta analizarlo, comunicarlo, explicarlo…», cuenta Alex Corretja, extenista español y, ahora, comentarista en TVE y Eurosport. «Además puedo entrevistar a los jugadores y es un privilegio enorme, porque me hace sentirme muy cercano a mi deporte», añade. También les permite seguir soñando: «Me encantaría poder retransmitir la victoria de un español en la final de la Copa Masters como hice yo, sería muy especial».

Los beneficios no son solo para ellos, también para los espectadores, que reciben clases magistrales de aquellos que han vivido en primera persona todo lo que está pasando. «Me sigue emocionando casi de la misma forma o incluso más. Revivo una y otra vez las sensaciones que he tenido al bajar la pista que estamos comentando. También mantengo el contacto con muchos de los deportistas que están en el circuito; entre ellos, mi marido», bromea Carolina Ruiz, exprofesional de esquí que con tan solo 35 años es la voz de la experiencia en las retransmisiones de los deportes de invierno de Eurosport.

Salto de responsabilidad

Además del conocimiento que les aporta tantos años de dedicación, tienen una ardua tarea. Son conscientes de cada detalle que hay que tener en cuenta en cada prueba: «Una competición te la tienes que preparar casi como un deportista más, tienes que ver el recorrido, de dónde está soplando el viento, dónde están los puntos más complicados, cómo son las subidas… es decir, todos los datos técnicos. Y esto, lo tienes que trasladar a la audiencia para que entienda el porqué se hacen las cosas en la carrera», apunta Eduardo Chozas, experto en ciclismo de Eurosport tras más de diez años de carrera profesional y 26 victorias.

No todos los deportes son conocidos por la audiencia como el ciclismo, con un gran arraigo televisivo durante el verano. También hay deportes que se ven porque, aunque no se conozca su normativa, sí que se puede apreciar su belleza. «Con los años me he dado cuenta de que gran parte de los espectadores no están en el mundo de la gimnasia, por lo que no lo entienden en su totalidad. Simplemente ven que es bonito, por lo que tienes que hacer ver por qué lo es y la dificultad que tiene», cuenta la analista de TVE Almudena Cid, ex gimnasta rítmica que se convirtió en la cara visible de este deporte tras convertirse en la única gimnasta en el mundo que ha participado en cuatro finales olímpicas. «Por esto, me veo todos los ejercicios que vamos a tener durante la competición antes de que esta empiece. En los Juegos de Río 2016 analicé 124 ejercicios antes de viajar. Busqué los momentos más interesantes para poder anticiparlos y guiar la mirada del espectador para que puedan apreciar cada detalle que se tiene en cuenta a la hora de realizar y evaluar el ejercicio», añade Cid.

El cambio de estar delante de la cámara a ponerse detrás de ella no siempre es fácil. Mientras que Chozas comenzó a narrar su primera vuelta el mismo año de su retirada, en 1994, Cid necesitó distanciarse del deporte: «Tuvo que pasar un tiempo prudente para que pudiera comentar un ejercicio. Necesité un tiempo de duelo para poder reencontrarme con el deporte y poder verlo desde otro lugar. Cuando recibí la propuesta, me dio bastante respeto; pero saber que conozco todo lo que ocurre en los vestuarios y que podría enseñárselo a los aficionados de este deporte, y los que no lo son tanto, me animó», confiesa.

La mirada de Robinson

Lo que está claro es que, pese a sentir el vértigo de comunicar a una gran masa, todos acaban viéndole el atractivo. «Me siento muy afortunado de poder invadir el salón de un país y contar cómo me siento», asegura Michael Robinson, de Movistar+. Empezó como todos: «Cuando me retiré, tenía ofertas de diferentes cadenas para presentar en Inglaterra». Sin embargo, le parecía una de las funciones más frívolas de este medio. «A mí lo que me fascinaba era estar detrás de las cámaras, crear programas». Acabó siendo delegado de Eurosport en toda Europa, excepto el Reino Unido, trabajo que compaginaba en los 90 comentando fútbol inglés en La 2. Después de «El día después» en Canal+ y de unos cuantos años, hoy se conoce a Robinson por el informe al que da nombre, que acerca a los espectadores al lado humano del deporte, unas historias que no se cuentan en televisión. «Mi tipo de periodismo es diferente. Yo descanso en paz sabiendo que habrá gente que te dice el resultado, algo que viene y va. Es el cómo, el esfuerzo, la generosidad lo que me llama», concluye.

Toda la actualidad en portada

comentarios