Es Noticia
Salvados

El «infierno» en el que vivió Mercedes Milá durante varios años

La veterana periodista hizo con Jordi Évole un repaso de su trayectoria personal y profesional

Mercedes Milá durante la entrevista en Salvados - LA SEXTA Video: Mercedes Milá no se mordió la lengua en LaSexta Salvados
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo en la Sexta, Salvados dedicó su programa a la periodista Mercedes Milá, referente absoluto de la televisión en nuestro país durante los últimos cuarenta años. Jordi Évole recibió a la periodista en el edificio de Miramar de Barcelona, antigua sede de TVE en Cataluña, donde Milá empezó su carrera televisiva.

«Yo quería trabajar en televisión como fuera, eso lo tenía claro, pero era una intuición que no tenía muy intelectualizada», le contó la veterana periodista. A las puertas del edificio en el que comenzó a trabajar Milá rememoró sus comienzos, primero en la sección de deportes, y compartió con Évole algunas de las divertidas anécdotas que vivió en sus inicios.

Al poco de comenzar la entrevista, Milá explicó el motivo por el que había decidido cobrar por la entrevista. «Antes nunca cobraba, pero luego me di cuenta de que mucha gente que yo no quería sacaba tajada de mi persona, y decidí ponerle fin», explicó la periodista, «pero yo no cobro directamente, esos 10.000 euros los habéis ingresado directamente en la cuenta de Open Arms, que es la única ONG que está salvando a los inmigrantes en el Mediterráneo contra la voluntad de la Unión Europea. Es una vergüenza lo que está pasando, algún día nos daremos cuenta».

Milá, como nos tiene acostumbrados, no se mordió la lengua durante la entrevista y fue muy crítica con el actual estado de los medios de comunicación en España. Ella, que ha entrevistado a todas las grandes personalidades de la política y la cultura española, aseguró que «los asesores de imagen han acabado con las entrevistas de televisión. Se ha perdido espontaneidad, y por eso me fui de la tele».

La periodista contó también algunos de los roces y los problemas que le han acarreado su carácter indomable: «Muchos directivos me han dicho que soy incontrolable, pero eso es una medalla para mí. Está bien ser alguien que no se puede atar facilmente». Évole quiso saber a qué personajes se ha quedado la periodista con ganas de entrevistar: «Me gustaría entrevistar al Rey Juan Carlos, algo que he intentado muchas veces pero es imposible, a Isabel Preysler y al Papa Francisco porque lo amo, me parece un tipo extraordinario».

Para terminar, Milá no tuvo problema en contar con todo lujo de detalles cómo había superado su problema con la depresión: «Estaba en el infierno, solo quería llorar y estar en la cama, me levantaba para ir a hacer Gran Hermano. Pensé que nunca más podría hacer periodismo, el sufrimiento era brutal». Pero hay luz al final del túnel, y Milá aprendió a controlar su angustia «a través de la química, de la lectura, de otras cosas como la meditación, que me ayudó mucho». Y quiso terminar con un mensaje de esperanza para las miles de personas que atraviesan situaciones parecidas: «Cuesta, pero al final se sale».