Rakel, ganadora de «Top Chef»: «Soy la versión femenina de Chicote»

La valenciana ha ganado 100.000 euros y su propio libro de recetas

Rakel en «Top Chef»
Rakel en «Top Chef» - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rakel, una valenciana pequeña, menuda, espabilada pero con carácter, se alzó el pasado miércoles con el premio en la cuarta edición de «Top Chef», el concurso culinario presentado por Alberto Chicote y producido por Boomerang para Antena 3. ABC ha tenido la oportunidad de hablar con ella 24 horas después de haberse alzado con un premio de 100.000 euros y la edición de su propio libro de cocina

-Usted ha conseguido el premio frente a Víctor Marcano, que tiene una estrella Michelín... ¿es mayor el logro

--Ni lo realza, ni me produce más morbo. Ganar este tipo de programas te cambia la vida de una manera o de otra, pero también te produce vértigo y al mismo tiempo te anima a lanzarte.

-¿Por qué cree que fue la elegida?

-Puede ser debido a la elección de los platos; eran más arriesgados y creativos. Las recetas que elaboré eran mías al cien por cien hasta el último de los ingredientes.

-Con tanta competencia, ¿se veía ganadora?

--En ningún momento. Cuando vas a un concurso es para estar allí y disfrutar y si al final llega el premio pues muy bien. Me siento muy orgullosa de haber ganado.

-¿Mantiene contacto con sus antiguos compañeros de fogones?

-Sí, con unos más que con otros. Richard, Marcano, Melissa y yo hablamos de vez en cuando. Ella me llamó a noche, pero no pude devolverle la llamada con el lío.

-¿Qué valoración puede hacer de su paso por «Top Chef»?

-He de reconocer que al principio no estaba muy cómoda. Sales de tu cocina, donde eres tu la que das las órdenes y tienes que estar con otros compañeros con la misma situación.

-¿Con qué se quedaría de esta experiencia? ¿ganan más lo buenos o los malos momentos?

--Ganan los buenos porque yo he querido que ganasen los buenos. Es un concurso, una competición de cocina y encontrar momentos buenos en un programa tan duro es muy difícil, hay que tenerlo claro. He aprendido que no me importa llorar, a decir que me he equivocado y a confiar más en mí.

-Se ha criticado mucho a Víctor y a su hija por la actitud que tuvieron con usted en la final, ¿se hasentido menospreciada por ellos?

-Hay que diferenciar entre Víctor y su hija. No quiero meterla en el mismo saco, pero los hijos aprenden de los padres, con eso te lo digo todo. Su hija es maravillosa y sus padres son también maravillosos.

-¿El único malo es Víctor?

-La Rusa (su mujer) también tiene mucha mala leche. Para mi gusto no ha sido muy inteligente y debería hacerse una cura de humildad. Todo lo que pasó, pasó y todo lo que dijo, lo dijo. Sé humilde y acepta que una mujer de 32 años de metro y medio, que no tiene ningún reconocimiento y que lleva diez años en un restaurante sin que nadie la conozca, puede ganarte.

-¿Qué va a hacer ahora?

-Seguir trabajando duro y seguir adelante. Quiero hacer cosas para continuar donde lo dejé cuando entré en las cocinas de «Top Chef».

-¿Qué plato prepararía para celebrar su triunfo en el programa?

-Tengo en mente sacar un menú conmemorativo de «Top Chef» con algunos de los platos creados por mí para el programa y que más han gustado.

-¿Es Chicote tan fiero como se ve en el programa?

-Es una persona maravillosa. Siempre he tenido una buena opinión de él. Es un profesional como la copa de un pino. Si se me permite la frase, es con todo mi cariño un cabronazo con un grandísimo corazón. Tiene carácter, pero tiene las ideas muy claras. La gente miente y eso a él no le importa y él si te tiene que decir algo no lo oculta, te lo dice a la cara. El trabajo que hace es el mismo que se ve tanto dentro como fuera del programa. No hay nada de favoritismos y es muy respetuoso. En la sociedad en la que nos ha tocado vivir, la sinceridad no tiene precio y el la tiene a manos llenas. Para mí es un monstruo de la televisión.

-¿No le gustaría trabajar con él en uno de sus programas como «Pesadilla en la cocina»?

-Tengo mi establecimiento, pero si se me presentara la ocasión me veo con fuerzas para hacerlo. Sería más dura que él. Soy la versión femenina de Chicote. Hay sitios a los que hubiera llegado y los habría cerrado directamente.

-¿Ganar supone publicidad extra para su restaurante?

-Yo no lo he hecho por ese motivo. Antes de «Top Chef» no dábamos a basto con las reservas y ahora sucede lo mismo. A televisión acudí a vivir una experiencia. Yo no me preparé para el concurso; sino que preparé a mi equipo mientras yo estaba ausente. Ganar esta cuarta edición ha sido también una experiencia más que me hace imponerme otra: trabajar más todavía en «Karak»... en muy poco tiempo, no más de dos meses nos vamos a mudar a otro local más grande en el Hotel One Shot Mercat 09 de Valencia, muy cerca del anterior, pero mantendré el otro por si queremos volver. No me gusta construir castillos en el aire, me gusta vivir de realidades.

-¿Cómo llega una «chiqueta» de 22 años a montar un restaurante?

-Desde muy cría hice de la cocina mi vida. Empecé a trabajar en hostelería muy pequeña con tan solo 14 años. Cuando fallecieron mis padres, tuve una pensión de orfandad, la ahorré, seguí trabajando y pasaba por el local muy a menudo. Lo dueños se iban y querían 6.000 euros por el local, 2.000 de fianza y otros 2.000 de alquiler. Al año lo compré. Sabía y tenía muy claro que me quería dedicar a esto.

comentarios