Polémica por el homenaje de «Polònia» y TV3 a Puigdemont, Junqueras, «los Jordis» y compañía

El programa satírico hizo un guiño muy marcado a los políticos encarcelados por el «procés»

Momento en que «Polònia» homenajea a los presos políticos
Momento en que «Polònia» homenajea a los presos políticos - TV3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El programa satírico e irónico «Polònia», de la televisión pública catalana TV3 ha vivido un nuevo episodio polémico. El formato, famoso por sus imitaciones y parodias, ha saltado a la palestra por homenajear a los políticos independentistas catalanes encarcelados por el «procés».

El programa de anoche finalizó con un sketch en el que Queco Novell, el humorista que parodia a Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en el show, imitaba al último para recrear un discurso desde Bruselas.

Tras ello, con la emisión del sketch aparentemente finalizada, tuvo lugar el trabajo post-rodaje del mismo, que se ofreció. En ese momento, una de las asistentes del programa le quitó las gafas y la peluca propias de Puigdemont a Novell y se mostró su recorrido hacia una sala contigua, que fue acompañado de un hilo musical nostálgico y emotivo.

La mujer llegó a otra habitación, en la que depositó ambos objetos, antes de apagar la luz y salir de plano. Tras ello, el tiro de cámara se amplió poco a poco hasta mostrar, a modo de tributo, una colección de las pelucas y vellos faciales que los humoristas del programa utilizaron para caracterizar a las caras visibles del «procés», como Oriol Junqueras, Jordi Cuixart, Dolors Bassa, Raúl Romeva, Jordi Sánchez o Meritxell Borrás.

La semana pasada, el programa también fue noticia al decidir, en una decisión sin precedentes, cancelar su emisión del jueves día 2 después de que la jueza Lamela decretase el ingreso en prisión de Oriol Junqueras y de siete exconsejeros del Govern catalán. «Avui no hi ha programa. No tenim ganes de riure» (traducido al castellano como «Hoy no hay programa. No tenemos ganas de reír», rezó un comunicado del formato a través de su cuenta oficial de Twitter.

La cadena también generó controversia a principios de semana después de explicar a los niños, en «InfoK», un informativo infantil de su canal Super3, el significado de «presos políticos», así como por pretender cobrar al resto de cadenas por emitir su entrevista con Puigdemont desde Bélgica.

comentarios