OT 2017

El curioso caso de los expulsados de Operación Triunfo

Todos los concursantes que han abandonado OT 2017 comparten el dudoso honor de haber brillado en sus actuaciones de despedida, pese a que ello no les haya librado de la eliminación

Nerea, durante su interpretación de «Listen» en la Gala 10 de OT 2017 (Operación Triunfo)
Nerea, durante su interpretación de «Listen» en la Gala 10 de OT 2017 (Operación Triunfo) - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque parezca mentira, falta menos de un mes para que termine Operación Triunfo y solo quedan siete concursantes en la Academia. Más de la mitad, nueve (u once, si se contabiliza a Joao Henrique y Mario, expulsados en la Gala 0), han abandonado ya un concurso que ha entrado en su tramo final.

Lo curioso de ello es que hay un factor común que se viene repitiendo con los expulsados de OT 2017. Un detalle que deja totalmente en evidencia que la actuación del aspirante nominado en la gala en la que debe irse o quedarse no es tan relevante, como se ha demostrado durante todo Operación Triunfo.

Hay que recordar que, en la última parte de cada gala, el jurado del concurso propone para abandonar la Academia a los cuatro concursantes que consideran que peor han actuado. A uno de ellos le salvan de la quema los profesores; a otro, sus compañeros, por lo que finalmente son dos los que se juegan el todo por el todo y su continuidad una semana más en el concurso. Los espectadores, con sus sufragios a través de llamadas telefónicas, mensajes de móvil o votos por la aplicación, son quienes deciden cuál de los dos continúa otra semana en Operación Triunfo.

Para seguir en la Academia de Operación Triunfo, los participantes nominados tienen la posibilidad de elegir a principios de semana la canción que quieren interpretar, un privilegio que no se concede al resto de concursantes. Sin embargo, no parece que el nivel de los nominados en esta gala decisiva pueda cambiar el guión del programa. O al menos, no a tenor de lo que se viene viendo en OT 2017, donde se da la circunstancia de que todos los concursantes que se están yendo del formato ofrecen grandísimas actuaciones en sus despedidas.

Mimi, primer caso en OT 2017

El primer ejemplo de ello se vivió en la primera expulsión. Tras la Gala 1, se fueron nominados Ricky y Mimi. La segunda, natural de Huétor Tajar (Granada), escogió para cantar «A-Yo», de Lady Gaga. Se arriesgó mucho, disfrutó sobre el escenario e incluso los peluqueros le caracterizaron con un atrevido «look» afro. Fue una de las grandes actuaciones de aquella noche, pero terminó marchándose del concurso —por la puerta grande, eso sí—, al verse superada por Ricky, que tuvo un 53% de los votos del público que sigue OT 2017.

La siguiente semana, sucedió algo parecido. Juan Antonio, nominado junto a Roi, interpretó «A puro dolor», de Son By Four, y lo cierto es que hizo su mejor actuación desde su entrada en el concurso. Sin embargo, en frente tenía a uno de los grandes favoritos y terminó marchándose con un escrutinio apabullante. Solo se llevó el 9% de los votos, por el 91% de Roi.

En la Gala 4 de Operación Triunfo, fue Thalía la que partía como nominada junto a Luis Cepeda. Cantó «Cenizas», de Malú y su interpretación fue también muy acertada, aunque solo se granjeó un 31% de votos. La siguiente semana, con Marina y Mireya en el disparadero, la primera brilló con «The voice within», de Christina Aguilera... pero acabó expulsada.

El huracán Cepeda

A partir de entonces, fue cuando se desató el huracán Cepeda en OT 2017. El ourensano fue nominado durante cuatro semanas consecutivas, y en las tres primeras doblegó a sus rivales... que se salieron en todas sus actuaciones. Primero, fue Ricky el que sucumbió, a pesar de su brillante «Let me entertain you», de Robbie Williams. El mallorquín hizo su mejor interpretación de todo el concurso, pero cayó con un 47% del escrutinio. Mismo porcentaje que tuvo Mireya una semana después, cuando cantó a un gran nivel «Ni un paso atrás», de Malú.

Hasta entonces, lo cierto es que todos los expulsados habían brillado con sus actuaciones en la noche de su marcha, aunque la tendencia se exponenció al máximo a partir de la siguiente semana. Raoul, que hasta la séptima gala nunca había sido nominado, fue la tercera víctima consecutiva de Cepeda (la cuarta en total, contando a Thalía), a pesar de su genial actuación con «Every breath you take» y su versión del mítico tema de «The Police». Pero también se quedó fuera del concurso con un 46% de los votos de la audiencia.

Tras aquella gala, quedaron nominados Cepeda, una vez más, y Roi. Y por fin, el aspirante de Ourense se deshizo de sus miedos e hizo la que fue su mejor actuación en todo el concurso, con «Say you won't let go», de James Arthur, pero no le valió para doblegar a Roi —que también brilló, todo sea dicho, con «When I was your man», de Bruno Mars—. Cepeda se fue por la puerta grande, aunque con solo un 27% de votos.

Nerea brilla en la Gala 10... pero se elimina

Aunque quizá el mayor ejemplo de este gran nivel mostrado por el concursante que se marcha del programa llegó en esta última gala, con Nerea y su interpretación de «Listen», de Beyoncé. La concursante hizo la que fue, para muchos, la mejor canción de la noche, pero terminó marchándose del programa en beneficio de su amigo Agoney, que también brilló, pese a sus problemas de voz, con «Somebody to love», de Queen.

A falta de saber qué sucederá esta semana en Operación Triunfo, con Ana Guerra y Roi en el disparadero, el gran nivel mostrado por los concursantes en la gala en que son expulsados es tan innegable como curioso. También influye, claro está, el hecho de que puedan escoger la canción con la que se ven más cómodos. La parte positiva para los expulsados, eso sí, es que todos ellos se han marchado del Operación Triunfo dejando el listón bien alto y por la puerta grande.

comentarios