Mi casa es la tuya

Paz Padilla marea a Bertín Osborne

«Mi primer novio me dejó por inmadura. Yo tenía cinco años y él, siete. "Pero qué me estás diciendo"», aseguró atónito Bertín Osborne

Paz Padilla y Bertín Osborne en Mi casa es la tuya
Paz Padilla y Bertín Osborne en Mi casa es la tuya
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Que Paz Padilla tiene energía de sobra es algo evidente para los que la han acompañado durante su trayectoria en televisión. Quizás Bertín Osborne no lo sabía y por eso decidió invitarla a su programa «Mi casa es la tuya», y terminó mareado de tanto nervio. Ni siquiera la tormenta, que propició cortes eléctricos e lastró durante un tiempo los impulsos culinarios de Padilla, pudo agotar su vigor. La presentadora habló y habló, de todo un poco, y Osborne se limitaba a reír, entre «cuxa», aspavientos y demás. «Tú tienes mucho arte», la alabó Osborne.

Así, Bertín Osborne ha vivido junto a Paz Padilla una de las entrevistas más caóticas y divertidas de Mi casa es la tuya. Por primera vez en televisión, la presentadora y actriz abrió las puertas de su domicilio en Madrid para ofrecer una entrevista en la que surgieron momentos desternillantes, pero también emotivos. Sobre todo, cuando hablaba de su familia. «Si yo pienso cómo he vivido cuando éramos pequeño... Yo no tenía para zapatos nuevos», contó, mientras tuvieron que huir de las inclemencias meteorológicas, con cortes intermitentes en el suministro de luz. «Te he hecho un morrillo (...) me estoy viendo comprando comida en el chino», bromeó Padilla, que en caso de problemas tenía preparada su «Pazparrilla». «Vamos al sofá otra vez, que ha dejado de llover», le pedía Bertín, que estaba más cómodo fuera que dentro, sin luz. «Pero a ver si no nos va a ver y parece que estamos de confesiones».

Bertín Osborne ha conocido a fondo la infancia de la artista en Cádiz, sus numerosas trastadas siendo niña, la relación con sus hermanos y los esfuerzos de su madre para sacar adelante a sus numerosos hijos. Entre risas, la presentadora no se guardó ningún detalle. «Después de quemar la casa te jartaste lentejas», se reía Osborne. «Es que yo soy un poco bicho», dijo Padilla, que a continuación, y mientras un técnico arreglaba los cortes eléctricos, contó otra anécdota: «Me escapé una vez, compré mortadela y me subí a un árbol», contaba la presentadora. Mientras, todos la buscaban y su madre le decía a los vecinos: «Es muy alta, destartalada, fea...». «¿Para qué la están buscando entonces», comentó Padilla que dijeron los vecinos.

No se dejó detalle en el tintero en Mi casa es la tuya. Ni cómo fue su primer novio ni la experiencia de su primer beso, que todavía le da «asquete». «Mi primer novio me dejó por inmadura. Yo tenía cinco años y él, siete. "Pero qué me estás diciendo"», aseguró ante la atónita mirada de Bertín Osborne, que ya no sabía si estar preocupado del tiempo o de la terremoto Padilla. «Luego me eché otro novio, catalán, que le llamaba Draculín, y me dio un beso y me raspó toda. Qué fatiga», prosiguió.

Paz Padilla ha reconocido en Mi casa es la tuya que su carrera profesional dio un vuelco cuando siendo una auxiliar de enfermería se presentó a un concurso de chistes que le impulsó, más tarde, a formar parte de formatos de éxito en televisión como ‘Crónicas Marcianas’ o ‘La que se avecina’. Pero aseguró que nunca se arrepentiría de haber dejado el trabajo por estar con su hija.

Paz Padilla ha hablado también de su actual trabajo en ‘Sálvame’ y la relación con sus compañeros. «Yo sufro mucho en el Sálvame», reconoció Padilla.

comentarios