Matías, el barman de «First Dates»: «Tengo un montón de defectos»

El exitoso programa celebra su especial de Halloween con diez solteros dispuestos a encontrar el amor

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El restaurante de «First Dates», el más romántico de las noches de Cuatro, cambia sus frescas flores por rosas negras, las luminosas lámparas por murciélagos y da la bienvenida a esqueletos que buscan una mesa. Aunque el escenario parezca distinto, la esencia del programa en su especial de Halloween (lunes, a las 21.30 horas) no varía: lograr que diez solteros encuentren pareja. Matías, el barman del espacio producido por Warner, es el primero en recibirlos. «La gente llega muy nerviosa, yo quiero pensar que mi trabajo consiste en poner un granito de arena que al final hace una montaña y hace surgir algo especial», cuenta el argentino, que comparte esta tarea con Carlos Sobera, el jefe de sala, y las camareras Lidia y Yulia, todos ellos vestidos para la ocasión. «Con Sobera tuve feeling desde el minuto uno. En cambio, con Lidia me llevaba mal al principio, pero ahora es muy amiga mía», confiesa. En una de las citas contarán también con la ayuda de Platania, un particular consejero sentimental.

«First Dates» es la primera experiencia televisiva de Matías, que llegó al programa «por un golpe de suerte», gracias a un amigo que le avisó del casting. Grabó el piloto y, aunque vieron a decenas de chicos, la productora tuvo clara su elección desde el principio. «Llegué a España en 2004 con la idea de estar solo un par de años y reunir algo de dinero para montar un garito con amigos. Ahora han pasado doce años y quiero seguir aquí. Estoy muy cómodo y contento en este proyecto»", afirma el joven, que antes compaginaba las grabaciones con su trabajo como entrenador personal y barman en eventos. Pese al éxito del formato, Matías ha rechazado muy pocas ofertas «Estoy al 100% con esto, si han apostado por mí debo apostar yo por ellos», añade.

Dicharachero y extrovertido, Matías confiesa que algunas de las pretendientas o pretendientes le han sugerido quedarse con él en el bar en lugar de pasar a su cita. «Bueno, yo vengo de un lugar con futbolistas muy buenos, así que regateo esas ofertas con honestidad y sinceridad», bromea. «Al final soy pura fachada, tengo un montón de defectos. Soy un bicho raro agradable, un día puedo estar bien y otro en una cápsula», admite el argentino, amante del deporte y los viajes, que se reconoce como un conquistador que ha tenido relaciones «a corto plazo pero intensas e interesantes». «No he tenido citas a ciegas. El otro día en una entrevista dije que no me gustaría, porque hay que tener mucho valor. Pero después de ver "First Dates" me lo pensaría», concluye.

comentarios