MasterChef Celebrity

Las lágrimas de Patricia Montero, los problemas de Silvia Abril con las ostras y acusaciones de favoritismo

Repasamos algunos de los momentos más divertidos de la gala final de «MasterChef Celebrity»

Silvia Abril tuvo serios problemas para abrir sus ostras
Silvia Abril tuvo serios problemas para abrir sus ostras - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si en todos y cada uno de los programas de «MasterChef Celebrity» hemos disfrutado de un buen puñado de anécdotas y momentos divertidos, la final no podía ser menos. Con la tensión en cotas máximas, las casi cuatro horas de programa dieron mucho de sí.

Las pruebas de la final de «MasterChef Celebrity» destacaron por su extrema dificultad, con platos que requieren una elaboración cuidada y minuciosa. Ya desde el minuto 1 Cruz, Pepe y Samanta quisieron convertir la final del programa en un maratón cuesta arriba. A pesar de ello, los finalistas (Saúl Craviotto, Silvia Abril, Patricia Montero y José Corbacho) mantuvieron el tipo en todo momento, siendo la competición de lo más cordial y deportiva, más incluso de lo que cabría esperar.

Tras la primera prueba, en la que Craviotto se clasificó para el duelo final, el olímpico y deportista le plantó un beso en la boca a Eva González, la presentadora, dando luz verde para que el resto de sus compañeros hiciesen lo mismo. Silvia Abril, Corbacho, Pepe, Jordi, Samantha, Montero...todos empezaron a besarse entre ellos.

Ya en la segunda prueba, la actriz Silvia Abril tuvo un percance con las ostras que debía cocinar, y es que no era capaz de abrirlas. Muchos minutos de cocinado perdió la aspirante en el proceso, aunque a pesar de ellos no perdió calidad su plato, muy bien recibido por los comensales. Abril se esmeraba con el cuchillo, golpeaba las ostras, se sonrojaba...Hasta que no empezó a aplicar la máxima que reza que «más vale maña que fuerza».

Serios problemas tuvo su compañera Patricia Montero en la misma prueba. Un plato con cigalas se le atragantó y el postre, unas pequeñas bolas de azúcar, era la parte más complicada del menú. Cuando ya el tiempo se agotaba y Montero no se veía capaz de culminar los platos, no pudo aguantarse las lágrimas cuando Jordi Cruz dijo que la veía derrotada y baja de ánimo. «Soy sensible y de lágrima fácil. Hago todo lo posible, pero no puedo más».

Las lágrimas de Montero conmovieron a Jordi Cruz, que se remangó la camisa y se puso a ayudar con el plato, además de conocederle unos minutos extra a la concursante. Este gesto causó indignación en las redes, pues se acusó al juez de «favoritismo» hacia Patricia, pues no había ayudado antes a Abril cuando tuvo problemas con las ostras.

comentarios