«El Hormiguero»

José Sacristán: «Se puede vivir sin móvil, mírame a mí»

El veterano actor visitó «El Hormiguero» para hablar de su personaje en «Tiempos de guerra», el Teniente Coronel Vicente Ruiz-Márquez, así como de su gira con la obra de teatro «La muñeca de porcelana»

José Sacristán, en «El Hormiguero»
José Sacristán, en «El Hormiguero» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El actor José Sacristán («Tiempos de guerra») llegó al plató de «El Hormiguero» para hablar de su personaje, el Teniente Coronel Vicente Ruiz-Márquez, jefe de la Sanidad Militar de Melilla y un

hombre de carácter frío y autoritario.

Pero no es lo único que nos contó el veterano actor. Sacristán, además, está de gira con la obra de teatro «La muñeca de porcelana», con la que está cosechando un gran éxito por toda España. En esta obra de David Mamet podemos ver a un millonario le acaba de comprar un avión a su joven prometida como regalo de bodas. Su intención es jubilarse y dedicarse enteramente a ella. Durante su último día en la oficina antes de reunirse con ella, instruye a su joven ayudante para poder atender sus negocios desde la distancia. Pero justo antes de salir recibe una llamada de última hora que deseará no haber recibido nunca. ¿Están los poderosos libres de rendir cuentas por sus actos? ¿Existe una élite que mueve los hilos con capacidad para cambiar el rumbo de los acontecimientos con sólo una llamada telefónica? El poder de la política, la economia y los medios de comunicación son los temas centrales de esta obra.

Tras sesenta años de exitosa carrera, el Premio Nacional de Teatro, un Goya, dos Conchas de Plata... y una inagotable lista de series, películas y hasta musicales, el actor demostró que mantiene intacta su gracia y simpatía. Sacristán realizó un repaso de su amplísima carrera en el mundo del cine y compartió con los espectaores algunas de las claves de las obras en las que está trabajando.

Su facilidad de palabra le hizo ganarse la complicidad de los espectadores. Motos le preguntó al actor, entre otras cosas, por su experiencia en la mili, que resultó ser un período muy importante para Sacristán. Su estancia en Melilla le aportó al cineasta ideas y localizaciones apra sus futuros trabajos. Por su carácter rebelde e indisciplinado, Sacristán pasó sus largas temporadas en el calabozo, donde empezó a leerse la biblioteca del cuartel empezando desde la A y siguiendo, ordenadamente, hasta la Z. A esta época le debe buena parte de su formación cultural.

El actor explicó también su desapego con las nuevas tecnologías, hasta el punto de reconocer que no tiene teléfono móvil, lo que causó asombro en el presentador y entre el público. «¿Se puede vivir son móvil?», le preguntó perplejo Motos. «Claro que se puede mírame a mí».

comentarios