First Dates

La siniestra aspirante de First Dates: «A todos los que me han hecho daño les han pasado luego cosas turbias»

Su pareja no pareció sorprenderse mucho con la revelación,e incluso se la tomó a broma

Sandra se definió como una chica bipolar y aseguró tener un lado oscuro
Sandra se definió como una chica bipolar y aseguró tener un lado oscuro - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Los solteros de First Dates llevan todo el día pensando solamente en enamorarse». Así anunciaba en Twitter el programa de Cuatro su sesión de este martes. En efecto, mientras haya solteros obsesionados con «encontrar el amor» la permanencia del programa de Carlos Sobera está garantizada. Siendo así, todo indicada a que tendremos First Dates para rato.

El gancho del programa está en la diversidad, en la amplia gama de parejas que intentan enamorarse delante de millones de españoles. Si el espectador pone Cuatro en busca de ternura y de parejas poniéndose ojitos, lo encontrará. Si el espectador, que es lo más común, busca morbo, excentricidad y extravagancias, lo hallará con creces.

La noche del martes no fue menos en ese sentido. Uno de los temas recurrentes que unen (y separan) parejas son los tatuajes. Pablo, un joven madrileño de solo 22 años, presume de haberse tatuado ya 33 veces. Los emparejadores del programa tuvieron ojo, y sentaron a cenar con él a Sandra, otro lienzo con patas a sus 19 años que se define como «un poco bipolar».

Uno de los tatuajes de Sandra, en el que aparece un cuervo con una calavera, tiene un significado un tanto especial para ella. «Muchos hombres me han hecho daño y me hice este tatuaje para representar ese dolor. Después de hacérmelo, a todos los que me hicieron daño les pasaron cosas turbias: accidentes, hospitalizaciones...». Pablo no pareció muy sorprendido por la noticia e incluso se la tomo a broma: «¿Sí?, ¿les has hecho vudú?».

La cita continuó con relativa normalidad hasta el final. Él, ciego a las rarezas de su pareja, no tardó en responder a la pregunta decisiva: «sí, tendría una segunda cita con Sandra». Ella, en cambio, fue más evasiva, lo que anticipó la que sería su respuesta final: «no tendría otra cita contigo, no he acabado de sentir ese feeling especial».

comentarios