First Dates

Una discusión política arruina una cita en First Dates

Maribel y Pepe, sexagenarios, se embarcaron en una discusión sobre Franco que estropeó por completo el encuentro

«Yo prefiero ir a la terraza del Ritz», así se presento Pepe en First Dates
«Yo prefiero ir a la terraza del Ritz», así se presento Pepe en First Dates - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los solteros de First Dates volvieron a dar una noche entretenida a los telespectadores de Cuatro. Maribel y Pepe, madrileños de 66 y 69, protagonizaron uno de los fracasos más estrepitosos de la noche cuando la política se interpuso en su camino.

Pepe, empresario, se presentó como un señor aristocrático desde el principio: «Yo a mis trajes los cuido como si fueran mis hijos». Enumerando sus gustos y aficiones dijo que «nunca voy a bares, voy a la terraza del Ritz y en vez de tomarme cuatro vinos, por el mismo me tomo uno».

Maribel, jubilada, era una mujer más bien humilde a la que no gustaron nada las arrogancias y presuntuosidades de su pareja. Al margen de esto, los comentarios de Pepe fueron de todo menos afortunados: «Para mi un buen vino, una buena mujer y una conversación interesante es como una masturbación». La cara de Maribel en ese momento fue respuesta más que suficiente.

Pronto, más por interés de Pepe que de Maribel, salió a relucir la política. Y no cualquier tema político, sino Franco, figura que resultó levantar pasiones encontradas entre los concursantes.

«Franco tuvo cosas malas para los que perdieron la guerra, pero también muchas cosas buenas. Yo le defiendo», terció Pepe. Con esta frase, Marisa se convenció definitivamente de que no quería nada con él.

«Ya veo yo que este es demasiado derechoso, este carcamal...», se enfureció ella ante la cámara. La conversación siguió los mismos derroteros, con Maribel visiblemente molesta y Pepe quitándole hierro al asunto: «Buenos, solo es una conversación, estamos teniendo un rato agradable».

Al finl no fue necesario ni ir a la sala donde se decide si hay segunda cita. Cuando la camarera les invitó a pasar, Maribel se excusó con una mentira que intentó disimular: «Yo no puedo, me tengo que ir a Majadahonda».

Las redes sociales quedaron sorprendidas con la arrogancia y la chulería de Pepe, y jalearon la decisión de Maribel de dejarle plantado.

comentarios