Facebook

Lucía Etxebarría, sobre el vestido de Cristina Pedroche: «Es símbolo de una España zafia, grosera, rancia, inculta y sexista»

La escritora asegura en Facebook que si la presentadora «hubiera salido de esmoquin, no trabajaría»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Llamar evolución y avance a seguir reproduciendo en televisión el papel de mujer objeto es muy triste». Son las palabras de la escritora Lucía Etxebarría sobre la que parece se ha convertido en una de las primeras noticias del año: el vestido de Cristina Pedroche.

Para recibir a 2017, la popular colaboradora de televisión optó un año más por las transparencias y se enfundó un modelo arriesgado y que, como no podía ser de otra forma, no quedó libre de críticas. Lucía Etxebarría no ha dudado en comentar la polémica anual en la que ya se ha convertido el vestido de Pedroche en un texto escrito en su página de Facebook y en el que la autora de «Beatriz y los cuerpos celestes» argumenta que «una mujer tiene derecho a vestir como le dé la gana», aunque considera que «intentar convencernos de que el vestido de Pedroche la empodera es tomarnos por idiotas. Decir que es un simple vestido y que no representa nada es tomarnos por memas. No nos molesta cómo viste. Nos molesta saber que si hubiera salido en esmoquin, no trabajaría», dice Etxebarría.

Entre otras cosas, Etxebarría explica en Facebook que «el traje de Cristina Pedroche no es símbolo de avance y feminismo. Es involución y sexismo. Es símbolo de una España zafia, grosera, rancia, incluta y sexista». [...] «Llamarnos machistas o retrógradas porque nos molestó la imagen de Cristina Pedroche en Nochevieja sería como llamarnos retrógradas y poco avanzadas si se utilizara la imagen de un menor de edad anunciando condones en la tele. El vestido es precioso, Cristina es muy bella. Tiene derecho a vestir cómo le da la gana, por supuesto. Pero no se lo ha puesto para salir a la calle. Se lo ha puesto cobrando por hacerlo, y al lado de un señor muy tapado».

Este año Cristina Pedroche aparecía en escena, unos 15 minutos antes de llegar a la medianoche con una imponente capa bicolor fucsia y verde lima de gran volumen, realizada en mikado de seda por Hervé Moreau.

El look lo completó un provocativo corsé y una falda que fue confeccionada en tul del mismo color con degradé de cristal de bohemia. Una contelación de estrellas que hizo brillar más que nunca a Pedroche, que quedó encantada un año más con la elección de su estilismo.

comentarios