Es Noticia
Supervivientes

«Estafa» en la final de «Supervivientes»

El programa anunció como riguroso directo algo que había sido grabado esa misma tarde

Sofía Suescun, ganadora de Supervivientes 2018

Sofía, Sergio, Logan y Raquel
Sofía, Sergio, Logan y Raquel
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Está claro que esta edición de «Supervivientes» no tiene rival en la parrilla. El programa que conduce Jorge Javier Vázquez y que ya tiene finalistas decidió dividir su final en dos partes para aprovechar el tirón de la audiencia y, de paso, incordiar a la cadena rival (Antena 3) que, al final, optó por retirar de su programación esta semana «La Catedral del Mar». A «Supervivientes» no le hacen falta ya grandes florituras para cautivar a una audiencia que se ha mantenido fiel desde que comenzó el programa. El casting de este año, con personajes como Raquel Mosquera, María Jesús Ruíz o Sofía Suescun, ha llevado al éxito al realitie cuando parecía que este tipo de formatos estaba acabado, sobre todo tras el fiasco del último «Gran Hermano».

Así las cosas, el exitoso «Supervivientes» sí fue anoche criticado por la audiencia. El motivo no fue otro que el engaño del programa este miércoles, asegurando que todo lo que emitía era en riguroso directo cuando, en realidad, parte de los sucedido había sido grabado esa misma tarde. Hablamos de la flamante llegada en helicóptero a Mediaset de Raquel Mosquera y Sergio Carvajal, que aterrizaban en los exteriores del recinto a plena luz del día cuando el programa se estaba emitiendo pasadas las 22.30. La conexión en directo anunciada por Jorge Javier desde plató no era tal, por lo que los espectadores acusaron al programa de estafa:

La audiencia, viendo que en los exteriores todavía lucía el sol y que el programa había sido grabado, no se explicaban cómo Telecinco mantenía entonces abierto el televoto para salvar a Raquel o Sergio.

Viendo que las críticas aumentaban por momentos, la organización del programa no tardó en aclarar lo ocurrido. En realidad, la llegada a Mediaset de Raquel Mosquera y Sergio Carvajal había tenido que grabarse por motivos legales, pues el helicóptero no podía aterrizar más tarde de las 22.00 horas. El resto del programa, para satisfacción de los fans, se emitió en riguroso directo.