El Hormiguero

Las amenazas que sufrió Pablo Motos

«Compré spray de pimienta para mi mujer e hijas y un amigo me dio uno ilegal», aseguró Motos. El problema fue cuando se percató, tarde, de que «le faltaba el pitorrito» y se roció los ojos. «Mi mujer me echó a patadas y cerró el balcón. Y ya nos fuimos a urgencias», reconoció

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ambiente distendido, afán protagónico y alguna que otra risa. Esa suele ser la sintonía de Pablo Motos en «El Hormiguero», hasta que Los Morancos llegaron anoche a plató y desbarataron todos los planes del presentador y sus hormigas.

Haciendo uso de su condición de veteranos platino, los invitados arrancaron las tarjetas de la entrevista a Pablo Motos, y fueron ellos los que comenzaron a hacerle pregutnas al conductor de «El Hormiguero» en venganza por todos los «juegos y pruebas» que les hizo pasar en sus visitas al programa. «Los Cadaval hoy toman el control».

A pesar del tono habitual de Los Morancos, no todo fueron risas y bromas en «El Hormiguero». Después de tomper el hielo con anécdotas de su pasado sobre su familia (la más graciosa la historia del peluquín de su padre), Pablo Motos se puso serio para recordar una difícil experiencia que vivió durante su etapa en la radio.

Después de condenar duramente en la radio la actuación de unos radicales que habían dejado en coma a un joven a la salida de una discoteca, Pablo Motos comenzó a recibir graves amenazas: «Me rajaban las ruedas del coche», contó el presentador de «El Hormiguero».

Para prevenir cualquier peligro, decidió armarse él mismo contra los violentos. «Compré spray de pimienta para mi mujer e hijas y un amigo me dio uno ilegal», aseguró Motos. El problema fue cuando se percató, tarde, de que «le faltaba el pitorrito» y se roció los ojos. «Mi mujer me echó a patadas y cerró el balcón. Y ya nos fuimos a urgencias», reconoció.

comentarios