Es Noticia
«Desaparecidos»

Paco Molina: un adolescente al que se le vio por última vez en un bus Córdoba-Madrid y parece estar en Italia

«Desaparecidos» ha conseguido colaborar con el programa italiano «Chi l'ha visto?» ya que las últimas pistas le sitúan en el país vecino

Su padre Isidro Molina y su madre Rosa Sánchez siguen buscándole
Su padre Isidro Molina y su madre Rosa Sánchez siguen buscándole
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El noveno programa de «Desaparecidos» vuelve a honrar la labor de los medios de comunicación sacando a la luz casos de desapariciones sin resolver, o resueltas con explicaciones insuficientes. Retomando el mítico formato que Paco Lobatón llevó al éxito en la década de los 90, TVE emite cada miércoles un espacio que es todo un soplo de aire fresco para los familiares de desaparecidos que no han desistido en su búsqueda. Durante esta edición, volvieron a hablar, entre otros casos, el de Paco Molina. Esta vez, «Desaparecidos» ha conseguido colaborar con el programa italiano «Chi l'ha visto?» para intentar esclarecer esta historia ya que las últimas pistas lo sitúan en Italia.

Tenía 16 años cuando desapareció la noche del jueves 2 de julio de 2015. El joven salió de casa sobre las 19.00. Vestía unos vaqueros cortos, zapatillas deportivas negras y un polo blanco con los filos del cuello y las mangas con la bandera de España, y había quedado con sus amigos para pasar el rato en el parque cordobés de los jardines de los Patos. Juntos tomaron un refresco y unas patatas fritas, como cualquier otro día de verano. Pero, a las 22.30 envió un mensaje a su padre: «Voy a dormir fuera». El WhatsApp era raro, no estaba escrito como siempre. «Normalmente me decía que iba a dormir a casa de su amigo fulanito, la única en la que alguna noche se quedaba porque eran amigos de la familia; aquella vez era la tercera o la cuarta vez que lo hacía», recuerda Isidro Molina, el padre del chico, quien le llamó justo después del mensaje y le pidió que no se acostara tarde.

Al día siguiente, tras no aparecer por su casa, junto a la zona del Zoco, en la capital cordobesa, el progenitor habló con los amigos, quienes le dijeron que «no había dormido» en sus casas, tras lo cual denunció su desaparición. Desde el primer momento, su padre, Isidro Molina, ha puesto en duda que su hijo se marchara voluntariamente porque no se llevó dinero ni ropa. «Su móvil está apagado desde las 0,17 horas del día 3 de julio» y los amigos comentaron que «había quedado con alguien que no conocían», o eso le dijo Paco Molina a la última persona conocida que aseguró haber visto al chico. Sin embargo, Isidro asegura que su hijo no llegó a ese bar ya que al día siguiente fue a preguntar al camarero, quien le aseguró que por allí no había estado nadie que encajara con la descripción del joven. Sin embargo, donde si lo vieron al día siguiente –el 3 de julio– fue «cogiendo un autobús a Madrid, pero se le pierde la vista, porque no hay grabaciones de las estaciones de Córdoba y Madrid en las que aparezca», según indicó el padre.

«Si se hubiese ido lo hubiera hecho de otra manera. Se hubiese llevado su dinero y no se hubiese ido solo con lo puesto», reflexionada su abuela Encarna Flores en «Desaparecidos». «Tuvo que dormir en casa de alguien, desayunar, comer y ya entonces irse», reflexiona la madre, que está segura de que Paco no se fue por su propio pie: «Si el día de antes me estaba pidiendo una moto». Lo que también destaca el entorno de Paco es el cambio que había experimentado en los últimos años. Al entrar en el instituto, el joven de 16 años había cambiado de amigos e incluso de aspecto. «Él siempre había llevado el pelo largo, pero en los últimos meses se cortó el pelo. Se le veían hasta los lunares», aseguraba su abuela.

Desde su desaparición, son muchas las informaciones que la familia de Paco Molina ha recibido. Sin embargo, ninguna de ellas ha conseguido llevarle hasta su hijo, que ya lleva desaparecido dos años y ocho meses. «Más de 70 personas me han llamado ya para decirme que han visto a Paco», contaba Isidro a «El Confidencial». Alguna de esas personas han sido llevadas a juicio por ofrecer pistas falsas sobre el cordobés desaparecido Paco Molina.