Es Noticia
«First Dates»

Delirio en «First Dates»: aparece con un velo de novia sin conocer a su cita

La comensal quiso dejar claras sus intenciones desde el primer momento: «Quiero casarme joven y tener hijos»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«En el amor no hay pasado ni futuro porque solo cuenta el presente». Así comenzaba el programa número 666 de «First Dates», ese al que van los solteros de España obsesionados con «encontrar el amor». Este miércoles, conocimos a uno de los comensales más directos y nos dejó uno de los momentos más destacables de «First Dates».

Amanda, una madrileña de 21 años, se presentó en el restaurante de «First Dates» dispuesta a encontrar a su futuro marido. Lo hizo con velo incluido. Pero no fueron las únicas campanas de boda que sonaron. «¿No has pensado en casarte cuando has visto el velo? A vos también te quedaría muy bien», le dijo Martín, el carismático camarero del programa, a su chica, Lydia, nada más verlo.

En la cita de «First Dates», la comensal dejó claras cuáles eran sus intenciones: «Quiero casarme a los 24 años y tener hijos. Es algo que he querido desde pequeñita. Me imagino una boda muy grande, con muchísima gente en la playa y mi gato cogido de la correa», contó. Por si no fuese suficiente, añadió una descripción detallada de su personalidad: «Soy muy simpática y tengo un gran corazón, pero también soy prepotente y celosa. Caigo mal a todo el mundo a primera vista».

Para que su cita se hiciera una idea, la camarera de «First Dates» Lydia dejó el velo en la barra. Sin embargo, Álex no era un gran observador. De hecho, no se dio cuenta hasta que no se lo dijo Martín, quien se había ofrecido voluntario para detenerlo si decidía huir al descubrir la pista. «A mi me queda muy grande una boda todavía», dijo asustado el comensal.

«He pasado un estado de escasez de chicas, pero tengo buen culo. No sé si será verdad o mentira, pero creo que sí», comentó el comensal en su presentación. Pese a la presión, Álex tuvo una buena primera impresión de Amanda. «Es guapa. Le cambiaría un poco el color de pelo y las extensiones, pero eso ya son gustos de cada uno», dijo.

Sin embargo, la primera pregunta ya llevó al desentendimiento: ¿de dónde eres? Ella es de Madrid; él, de Sevilla. «Ya he tenido una relación a distancia con alguien de Córdoba. No lo he superado aún y me va a costar, pero no le cierro las puertas a nadie porque ya he terminado esa etapa», contó Amanda. Álex intentó suavizar la situación comentando que nunca ha estado «de ruta por Madrid». «Yo tampoco. Si me voy es de sesión de fotos. Yo soy de Instagram '24-7'. Hablas por ahí. Ligas por ahí. Lo tienes todo», añadió.

La cara de Álex era un poema: «Fuma, está todo el día con el móvil, es supercelosa... Es una choni. Somos el día y la noche». El comensal de «First Dates» no se podía creer que fuesen tan distintos y, obviamente, le dijo que no cuando le preguntaron si quería tener una segunda cita con ella. De hecho, Álex se despidió con un «nos vemos en tu boda».