Malú rompe a llorar en «La Voz»: «¿Qué hago, tío?»

Los asesores se enfrentan a una noche lleva de emociones en la que tendrán que elegir a tres de sus cantantes para la tercera fase, los «directos»

Malú, coach de «La Voz»
Malú, coach de «La Voz» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«La mayor parte de los seres humanos nos pasamos la vida entera intentando expresarle a nuestros padres lo que sentimos por ellos y tú en tres minutos le has dicho a tu padre lo que yo jamás le diré al mío en una vida entera», le decía Antonio Orozco a Alicia tras enfrentarse a Víctor en una de las batallas de «La Voz» de esta noche de viernes. De estas saldrán los tres artistas que pasarán de manera directa a la tercera y decisiva fase, los «Directos».

La batalla entre Víctor y Alicia (con taconazos incluidos por parte de ambos) fue la más emotiva de la noche. Juntos interpretaron «Man in the mirror», de Michael Jackson. Ambos concursantes sabían que sería una prueba complicada. Lo que no sabían es que también sería un obstáculo difícil de superar para Malú, su coach. Tanto la cantante como su asesora Niña Pastori tuvieron que abandonar el plató para poder decidir con cuál de los dos concursantes de quedaban. Ambos arrasaron en el escenario y consiguieron mantener la esencia del mito del Michael Jackson. Sin embargo, solo uno de ellos podía seguir adelante en «La Voz».

«!Qué bonito, qué curro, tío!», decía Antonio Orozco nada más terminar la batalla. «No se puede hacer mejor», comenta Manuel Carrasco. Pero la decisión tenía que tomarla su coach. «Habéis estado increíbles los dos. No me veo capaz. Voy a hacer caso a María», decía Malú mientras Niña Pastori ocupaba el puesto de coach principal. Fue entonces cuando, después de intentar quitarle un poco de hierro al asunto, María dijo un nombre: Víctor. Fue entonces cuando Alicia no pudo aguantar las lágrimas al ver que su estancia en «La Voz» terminaba.

Alicia no lloró sola. Incluso, su compañero sintió la pena de Alicia: «Estoy un poco triste también porque los dos éramos uno», decía Víctor. «No se puede hacer mejor», decía Carrasco mientras trataba de consolarla. «Me gusta hasta como lloras», añadía Pablo. Antes de que la concursante soltase la primera lágrima, Manuel Carrasco ya estaba acurrucado en su sillón con los ojos llorosos, intentando no hablar. Antonio Orozco también se emocionó, al igual que Pablo López. Sin embargo, la que peor lo pasó fue Malú que cuando soltó la primera lágrima no pudo parar hasta pasado un buen rato. «¿Qué hacemos, tío? Verla con esos ojos mirándome fijamente y se me ha metido dentro», le decía Malú a Manuel Carrasco entre lágrimas. «Ella está intentando cumplir un sueño que no pudo cumplir su padre», intentaba explicar Orozco para calmar a la coach.

comentarios