«First Dates»

El cruel rechazo a un comensal de «First Dates» por su ciudad de origen

Había algo en Jesús que no convencía a María,. pero no lo comentó hasta que no fue al baño para hablar con una amiga

Una de las parejas de «First Dates» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jesús comenzaba la noche pidiendo de más. «A mi me gusta un tipo de chicas muy concreto», decía el comensal a Carlos Sobera en «First Dates». Que se arregle, que tenga un buen tipo, «sus tetitas», que sea divertida... Una mujer completa «com él». Sin embargo, esa no fue la primera impresión que tuvo María ya que para ella, él era un poco «paleto». «¿Quién viene a una primera cita vestido de boda?», decía ella.

Él intentó cambiar la imagen que ella tenía. «A mí me has gustado, eres totalmente mi prototipo», se sinceraba el comensal. Este era el último de los tantos intentos que Jesús hizo para conquistar a María. La onubense parecía ir poco a poco entrando en el juego del cordobés. Pero no fue hasta que ella no fue al baño de «First Dates» para hablar con una amiga cuando descubrimos cuál era el problema que ella tenía con Jesús.

«Está bien, es mono, pero es que es de Córdoba», decía la andaluza. Poco más de 200 kilómetros son los que separan sus dos ciudades de origen; sin embargo, María parecía tener un problema personal con los cordobeses. «Tengo amigos cordobeses. Arte tenéis, pero es que sois muy pesados», decía la comensal mientras su pareja de cena no daba crédito.

«Yo quiero alguien que me quiera, me da igual de dónde sea. Si no estás de acuerdo te vas por donde has venido», contestó tajante Jesús. Tras esto, fue él quién dijo «no» a una chica «muy mona» que le da más importancia al lugar de origen de una persona que a su personalidad.

comentarios