Es Noticia

Carlos Lozano incendia «el gallinero» de «Sálvame» y hace llorar a Belén Esteban y Mila Ximénez

El presentador, que apareció en escenario totalmente hinchado tras una operación capilar, hundió a las colaboradoras al reprocharles su actitud y recordarles su falta de formación

Mila Ximénez se enfrenta a Carlos Lozano en «Sálvame» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La farándula en «Sálvame» parece no tener límite. El programa de Telecinco nunca está libre de polémica y de situaciones de lo más surrealistas entre sus colaboradores, expertos en el arte de la controversia. Las contiendas protagonizadas por Belén Esteban, Kiko Hernández, Mila Ximénez, Chelo García Cortés, Alonso Caparrós, Gema López o Antonio Tejado, con Jorge Javier Vázquez (o Paz Padilla, o Carlota Corredera, o a quién le toque) como maestro de ceremonias, están a la orden del día, aunque hay un último fichaje que se ha sumado al cuestionado programa: el presentador de televisión Carlos Lozano.

Lozano, otrora presentador de las exitosas primeras ediciones de «Operación Triunfo» en Televisión Española (por el que ganó el TP de Oro a Mejor Presentador en 2001) y de formatos como «La ruleta de la fortuna», «¿Qué apostamos?» o «El precio justo» ha cogido el relevo de María Teresa Campos como «El defensor del pueblo», en una nueva sección creada por el programa en el que los colaboradores se enfrentan a las críticas de la audiencia. El televisivo, que ahora conduce «Granjero busca esposa» en Cuatro y que se insinuó públicamente a Televisión Española para volver a estar al frente de «Operación Triunfo» (aunque finalmente, el concurso apostó por Roberto Leal), apareció en el plató de «Sálvame» el miércoles rodeado de controversia desde el primer segundo.

Se presentó en traje, con un sombrero negro, gafas de sol y en compañía de su perro, «Papi». Los motivos de su look, tan surrealista como lo es el programa en sí, tenían su razón de ser: se ha hecho un injerto capilar y tiene los ojos y la cara muy hinchados. «Me he hecho una cirugía capilar, un trasplante de pelo», dijo, antes de quitarse el gorro. No quería exhibir sus ojos en un primer momento, pero Jorge Javier Vázquez le convenció para mostrar su cara al completo, claramente inflada. «Fue con sedación, aunque te llegas a dormir un poco. Estás todo el rato riéndote, es como si te fueras de fiesta», afirmó Lozano, antes esclarecer la presencia del perro. «Es para ver si (los colaboradores) me reciben mejor que la semana pasada».

«Es como el ejército»

Pero no fue así, y en cuanto se puso a contar en directo las críticas de los aficionados al programa, la tensión se disparó. En especial, al tratar el comportamiento que los tertulianos tuvieron con Carlos Lozano en su primera aparición como «defensor del pueblo» la semana anterior. «Yo respeto todas las llamadas, pero decirnos a Mila y a mí que nos callemos… Yo sé el trabajo que tengo que hacer. Me gustaría que Carlos dijera si yo le hice algún feo», dijo Belén Esteban. «La audiencia, el primer día, a lo mejor se esperaba otra cosa. Pero sois un grupo de élite, muy unido y siempre que viene alguien… es como el ejército. Colaborador nuevo que viene, colaborador al que se le da», respondió Lozano. Mila Ximénez, por su parte, fue más crítica. «No voy a darle tantas vueltas como Belén. Yo no me callo porque no me da la gana», sentenció con indiferencia, mientras miraba su móvil.

El clima se fue calentando por momentos. «Os comunico lo que la audiencia piensa. Es normal que la gente que diga “Dales caña”. Porque vosotros dais caña a quiénes os da la gana y nadie os responde a nada», opinó Lozano. «Los que hablen de la audiencia, que vengan aquí y que tengan las agallas de hacer la audiencia que hacemos nosotros. ¡A la mierda ya!», replicó Ximénez. Tras ello, el presentador de «Granjero busca esposa» habló de las críticas que «en el gallinero» del programa le infligieron tras su paso por «Gran Hermano VIP», también de Mediaset. «Ellos (el público) han sufrido lo que me pasó a mí en “Gran Hermano” con todos vosotros, que me poníais de vuelta a y media».

Su comentario incendió a Mila Ximénez, que hasta se levantó de su silla y se lanzó contra Lozano, mientras le señalaba con el dedo. «¿De qué me estás hablando? », le espetó, antes de que Belén Esteban diese su punto de vista. «Tú estás en un reality, ganando dinero, y yo puedo hablar bien y mal». Tras ello, Ximénez le mencionó al presentador la presencia de su exmujer, la también colaboradora de «Sálvame» Mónica Hoyos, en aquella edición de «GH VIP». «¿Quieres hablar de tu exmarido?», le desafió Lozano. Entones, la colaboradora estalló y se lanzó hacia su silla. «¿Qué has dicho?», le espetó, desafiándole y encarándose con él, mientras le señalaba con el dedo. «Tienes un problema, chica. Hay que saber admitir las cosas», le respondió Lozano.

«¡Cómo se nota que no eres periodista!»

Aunque la polémica no quedó ahí, ni mucho menos. Instantes más tarde, Lozano recriminó a las colaboradoras que fuesen al programa «a vender» sus vidas. Aquella fue la gota que colmó el vaso. «Nadie tiene que venir a decirnos, ni a mí ni a mis compañeras, que vendemos las mierdas. No voy a permitir que un señor diga eso», comentó Belén Esteban, que rompió a llorar y recriminó a Lozano que él «también las vendía». «Yo no vendo mierdas. ¡Cómo se nota que no eres periodista!», dijo el presentador.

El comentario terminó de desmontar a Esteban y a Ximénez, que se levantó de su silla y se fue del plató llorando. En ese momento, Chelo García Cortés estalló. «Lleva 17 años trabajando en televisión. ¿De qué vas tú, con el gorrito y las gafitas? Ni el perro te hace caso. ¿Quién eres tú para decirle que no es periodista?», le reprendió a gritos, práctica habitual en el programa. Instantes después, Esteban contestó. «No señores, no soy periodista, pero tengo algo que a la gente le gusta. El día que no guste, saldré por la puerta», dijo emocionada. «La gente te quiere, pero tendríais que aceptar las críticas, que no las aguantáis», apostilló Lozano.