Es Noticia
Eurovisión 2018

Lisboa espera 40.000 fans para el Festival de Eurovisión

El 5 de abril saldrán a la venta las últimas entradas para las dos semifinales y para la gala del 12 de mayo

Salvador Sobral y su hermana Luísa Sobral tras ganar Eurovisión en Kiev
Salvador Sobral y su hermana Luísa Sobral tras ganar Eurovisión en Kiev - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lisboa espera en sus calles la avalancha de más de 40.000 fans de Eurovisión llegados de todo el continente (cientos de ellos desde España) para la gran final del sábado 12 de mayo en el Altice Arena, ubicado en el Parque das Naçoes, donde se celebró en su día la Expo’98.

No queda ni una sola plaza hotelera para esa semana, pues los ávidos seguidores también se dejarán notar en las semifinales del martes 8 y del jueves 10.

2.000 profesionales ligados al acontecimiento y 1.500 periodistas acreditados darán brillo a esta cita de Portugal con los anales históricos, ya que por primera vez albergará el festival después del hito logrado por Salvador Sobral en Kiev el año pasado: conquistar Eurovisión y encima cantando ‘Amar pelos dois’ en la lengua de Camoes y Eça de Queiroz.

El 5 de abril se pondrán a la venta las últimas entradas disponibles a través de la web oficial Blueticket. Será la tercera tanda, que probablemente se agotará tan rápido como las dos anteriores.

Quienes no tengan éxito en esta captación podrán disfrutar del festival en la emblemática Praça do Comércio, donde se instalarán unas pantallas gigantes para que la gente pueda verlo de forma gratuita, del mismo modo que se hará cuando juegue la selección de Portugal en el Mundial de Rusia.

Y allí mismo, en la discoteca Ministerium, quedará instalado el Euroclub para deleite de prensa e invitados cada una de esas noches, presididas por la diversión más pop.

La capital del país vecino ya ha iniciado la cuenta atrás para que las tres veladas oficiales, las dos eliminatorias y la gala definitiva, transcurran por el camino de la brillantez y sean un escaparate en el que mostrar Portugal al mundo.

Un dueto entre las dos fadistas más internacionales, Ana Moura y Mariza, marcará una noche muy especial, con la reaparición de Sobral después del trasplante de corazón al que fue sometido el pasado 8 de diciembre. También actuarán el rapero portugués Branko y los Beat Bombers, un dúo de ‘scratch’ formado por los productores locales DJ Ride y Stereossauro.

Más de 200 millones de telespectadores verán Eurovisión a través de la pequeña pantalla, con el objetivo de batir el récord histórico de audiencia. Para eso se prepara Lisboa entera, que vive con gran intensidad estas semanas previas, en las que no cesa de crecer la popularidad de la sucesora de Salvador, la cantante Cláudia Pascoal, que competirá con la balada electrónica ‘O jardim’.

La meta no es otra que repetir victoria, pues existen varios precedentes: Massiel y Salomé (ex-aequo) para España en 1968 y 69, Luxemburgo en 1972 y 73, Israel en 1978 y 79 y especialmente el inaudito triplete conseguido por Irlanda en 1992, 93 y 94.

De momento, la canción ‘Toy’, de la israelí Netta Barzilai, aparece como la gran favorita para llevarse el triunfo, con permiso de la representante lusa e incluso de Amaia y Alfred.