Es Noticia
Actuación España Eurovisión

Así fue la actuación de Amaia y Alfred en la final de Eurovisión

Los representantes españoles en el festival de Eurovisión han hecho este sábado la mejor versión hasta la fecha de «Tu Canción»

Sigue en directo las votaciones de Eurovisión 2018

Un espontáneo le quita el micrófono a la cantante de Reino Unido durante su actuación

Israel gana con la canción «Toy» Eurovisión 2018

Amaia y Alfred, los representantes de España en Eurovisión 2018 - EFE / Vídeo: Alfred y Amaia se separan tras Eurovisión
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con los ojos empañados él y una sonrisa enorme dibujada en la boca de ella. Sin beso final porque no hacía falta. Así ha sido la actuación de Amaia y Alfred en Eurovisión. Tres minutos que la pareja tenía para exhibirse y que han aprovechado n desde el primer segundo en el que comenzaron a sonar los acordes de «Tu canción». En su contra tienen, sin embargo, el número de actuación: los segundos, el puesto maldito desde el que nunca nadie ha ganado el festival. La peor de las posiciones posibles para destacar con una balada en español en una gala que va in crescendo hasta acabar por todo lo alto con el «Fuego» chipriota de Eleni Foureira. [Sigue en directo el minuto a minuto de la final de Eurovisión]

Amaia y Alfred solo podían tirar de complicidad, de sus miradas de enamorados para cautivar a la audiencia europea con una sobria puesta en escena basada en las linternas de los móviles del público y unos focos con tonos amarillos al fondo: sin fuegos artificiales, ni plataformas, ni instrumentos. Solo ellos dos, sus miradas y el abrazo a mitad de «Tu canción», donde ambos se juntaron para cantar juntos, agarrados ya hasta el final. Alfred, en estado de gracia, ha sabido estar a la altura de su compañera Amaia, pletórica, sonriente a la par que emocionada mientras cantaba haciendo suya más que nunca la canción. No en vano, el tema fue concebido por Raúl Gómez como un regalo para ellos tras seguir su historia de amor dentro de la academia de «Operación Triunfo».

El público español, que ha tomado literalmente el pabellón lisboeta, ha sido uno con ellos, cantando a viva voz desde el comienzo las estrofas de la balada española. Todos a una, alumbrando con sus móviles el pabellón para crear la ilusión del cielo estrellado delante y detrás de ellos. Un bonito efecto que impresionó hasta al propio Alfred, que reflejaba en su cara la sorpresa ante tal estampa. Las banderas españolas, que llenan Lisboa desde el viernes, se han trasladado a la pista y onderaron más que nunca, destacando por encima de las de cualquier otro país.

Los mismos productores de «OT», Gestmusic, han sido los encargados de trasladar la propuesta al escenario del Altice Arena de Lisboa, quedando al final todo como en casa. Pero en su empeño por alargar el idilio de la cadena pública con el fenómeno renacido de «Operación Triunfo» extendiéndolo a Eurovisión, ha saltado por los aires. Las quejas a la televisión pública portuguesa y los ataques a los seguidores españoles del festival por parte de Tinet Rubira, cabeza visible de Gestmusic, han sido constantes en los últimos días, acrecentándose especialmente conforme se acercaba el sábado. La organización los emplazó a cantar segundos y Rubira ha prometido que esta será la segunda (tras Edurne) y última vez que participe en Eurovisión. Para el recuerdo quedará su poco decoro, como la crítica a la propuesta israelí: «Una señora gordita, con dos moños en la cabeza que hace la gallina».

Con este mal ambiente han tenido que pisar el escenario Amaia y Alfred. Ella ha lucido un elegante vestido de tul negro con reflejos plateados y dorados de la diseñadora española Teresa Helbig. Él, por su parte, ha vestido un traje de Paco Varela con cristales de Swaroski en una de sus mangas. Dos elecciones sobrias, quizá demasiado clásicas para dos chavales tan jóvenes que el pasado jueves confesaban que solo quieren que llegue el domingo para pasarlo acurrucados el uno en el otro. Después de casi cuatro meses de trabajo, ahora ya sí, están totalmente liberados del peso de la academia. Y la gran actuación que han ofrecido este sábado es solo el punto de partida.