SERVIR Y PROTEGER

Juanjo Ballesta: «He rechazado ofertas en momentos en los que estaba tieso»

El actor da vida cada tarde a Rober, uno de los policías de «Servir y proteger»

Andrea del Río y Juan José Ballesta, en una imagen de la serie
Andrea del Río y Juan José Ballesta, en una imagen de la serie - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Juan José Ballesta (Parla, 1987) reconoce que «El Bola» ha caducado, pero que se lo debe todo a ese personaje que le encumbró hasta el Goya cuando era apenas un niño. Ahora, el actor es un hombre con los pies en la tierra al que ni los focos ni las alfombras rojas le hacen olvidar sus raíces. Además de saber de dónde viene, también es firme en saber hacia dónde va. En estos momentos lo podemos ver como policía en «Servir y proteger», la serie de las tardes de La 1 producida por Plano a Plano que cuenta el día a día de una comisaría.

En ella, Juanjo Ballesta es Rober, un policía de origen humilde que sueña con algún día ser inspector y bebe los vientos por su compañera Alicia (Andrea del Río), aunque en este momento las cosas entre ellos andan como el perro y el gato. «Mi personaje se parece mucho a mí. Soy de los de soltar las cosas, ir con la verdad por delante y huir de las medias tintas».

Trabajar en una serie diaria supone ceñirse a unos exigentes y vertiginosos ritmos de trabajo, algo que no parece ser un problema para el intérprete madrileño. «Tengo muy buena memoria. Me lo leo antes de acostarme y a la mañana siguiente me lo sé. No es algo de ahora, sino de siempre», reconoce Ballesta.

Asimismo, el actor cuenta con la ventaja de que se crió en un barrio de Parla muy parecido al que aparece en «Servir y proteger». «Pero siempre, aunque he hecho alguna trastada de crío, he tenido mucha fe en la policía», reconoce. «Me encanta hacer este papel. A lo largo de estos años he hecho teatro y también algunas cosas que no tenían ni pies ni cabeza. Todo lo que hago me tiene que convencer y mi personaje en esta serie me convenció desde el primer momento», sostiene. «Yo soy como soy, no tengo dobleces. No se me caen los anillos por quedarme en el paro. Dormiría divinamente, ya que lo que de verdad me importa es mi casa, mi mujer, mi hijo, mi huerto y que la gente disfrute con mis cosas. No quiero la fama, he rechazado ofertas en momentos en los que estaba económicamente tieso y simplemente no las he hecho porque no las veía», añade.

Por este motivo, el actor no descarta algún día ponerse detrás de la cámara. «Pero como Juan Palomo, yo me lo guiso y me lo como, sin rendir cuentas a nadie», insiste.

Una de sus grandes pasiones es su familia. Aunque lleva años en la interpretación, el actor asegura que su mujer, Vero, «se pone celosa» cuando le toca embarcarse en ficticias relaciones románticas. «Me regaña. Ella no es actriz, pero poco a poco lo va entendiendo», confiesa el actor, amante también de los animales, de su huerto y de ver con su hijo películas como «Regreso al futuro».

comentarios