The Crown

«Nuestra obligación era contar las dificultades e infidelidades del matrimonio de Isabel II»

Matt Smith da vida al Duque de Edimburgo, cuyas infidelidades quedan retratadas en la segunda temporada de la seriede Netflix

«The crown»
«The crown» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Primera escena. Una pareja discute amargamente y ella le da un ultimátum: «No podemos seguir así. Hay que hablar sobre lo que tenemos que cambiar para que este matrimonio funcione». El arranque no sería tan impactante para el público si quienes pronunciasen estas palabras no fueran no Isabel II (Claire Foy) y el Duque de Edimburgo (Matt Smith), protagonistas de «The Crown», la serie que disecciona el reinado de la actual monarca de Inglaterra.

Esta segunda temporada, que llega mañana a Netflix, arranca en 1956 con la crisis del Canal de Suez. La visita de los Kennedy al Palacio de Buckingham, el estallido del caso Profumo y la boda de la Princesa Margarita son otros de los acontecimientos históricos que aparecen. Sin embargo, las mayores preocupaciones de Isabel II no vienen de Downing Street, sino de su relación con su marido. Matt Smith, que da vida al consorte real, recibe a ABC en una habitación del hotel Corinthia de Londres para desgranar, mientras merienda un Toblerone, todas las dificultades a las que se enfrenta su personaje.

P - -Esta temporada casi es más protagonista que la Reina.

-Bueno ya era más importante que la Reina (bromea). Pero este año hemos aprendido mucho sobre Felipe: su infancia, su herencia; y eso nos permite entenderle. En este sentido la serie funciona casi como un documental histórico, aprendes mucho sobre Inglaterra.

P - -¿Cómo definiría la relación del matrimonio esos años?

-Bueno, como todos los matrimonios que duran mucho, pasan por complicaciones y dificultades, pero aún así se divierten juntos, y hay amor y cariño entre ellos. En estos episodios exploramos las dificultades de la relación.

P - -Incluso se habla de forma elegante de sus infidelidades...

-Bueno los rumores están ahí, hay mucho escrito en internet. Nuestra obligación como artistas es sacar a la luz esto y contar los asuntos complicados porque eso es lo que pasa realmente en las relaciones humanas. Pero si ves las fotos del setenta aniversario de su matrimonio ves que hay un gran amor y afecto entre ellos, mucho entendimiento y sentido del humor.

P - -En España las series no suelen entrar a diseccionar la política actual. ¿Siente que con «The Crown» han cruzado alguna línea roja?

-Interesante. Aquí la familia real está muy acostumbrada a que se cuenten historias sobre ellos. Hay mucho interés. Yo no sabría decirte el nombre de muchos miembros de la monarquía española, pero seguro que allí mucha gente ha oído hablar de Guillermo, la reina Victoria… Hay cierta fascinación por esta familia y nuestra obligación como creativos es explorar la verdad.

P - -Y eso lo hace a la perfección Peter Morgan («The Queen»), su creador.

-Es un guionista fantástico. Somos muy afortunados por tenerle, aunque nunca está en plató, sino escribiendo.

P - -Igual está mandando mensajes a Buckingham… ¿Saben algo sobre la recepción que ha tenido allí la serie?

-Hay rumores sobre quién lo ve y quién no, pero estoy seguro que el Duque de Edimburgo no lo hace.

P - -¿Qué le preguntaría si le conociera?

-La verdad que no lo sé. Creo que le dejaría hablar, porque es fascinante.

Esta segunda temporada de la serie, cuyas diez nuevas entregas acaban a mediados de los sesenta -«una época mucho más interesante que la actual en muchos sentidos»- es también la última de este reparto. A partir de la tercera entrega, la británica Olivia Colman («El infiltrado») tomará el trono. Matt Smith aún no sabe quién será su sucesor, aunque de momento no siente nostalgia del Duque de Edimburgo: «Ha sido un viaje genial, nunca pensamos que tendría este éxito».

P - -Supongo que es un orgullo como británico que su historia llegue a más de cien países...

R - -Y la de la familia británica. Lo bueno es que una compañía como Netflix hace la cultura accesible. Es divertido trabajar en series con este alcance, que se estrenan a la vez en España y Corea.

P - -También fue durante unos años Dr. Who. Entre el mítico personaje y el Duque de Edimburgo se va a convertir en un icono de lo británico.

R - -No, aún queda un largo camino para eso (bromea). Me gustaría hacer algo de comedia, diferente. Lo bueno de ser actor es que nunca sabes lo que está por venir. Lo próximo en mi lista son las vacaciones de Navidad.

comentarios