Noticias de Series

La mujer que vistió a Jon Nieve y a la Reina de Inglaterra

Michelle Clapton, diseñadora de vestuario de «The Crown», trabajó durante seis temporadas en «Juego de Tronos»

Isabel II
Isabel II - NETFLIX
H. CORTÉS - Actualizado: Guardado en: Actualidad Play

Si vestir a los Stark y a los Lannister es complicado, tampoco es nada fácil recrear todo el vestuario de una reina como Isabel II de Inglaterra. Después de seis temporadas en «Juego de Tronos», la diseñadora Michelle Clapton abandonó la superproducción de la HBO para enfrentarse al reto de ambientar la serie de época de Netflix «The Crown». «En Juego de Tronos” podía hacer de todo, siempre y cuando tuviera sentido. Aquí la gente conoce a los personajes y hay que ser más disciplinado», explica Clapton a este diario durante una exposición de algunos de sus diseños.

Aunque Isabel II es todo un icono, especialmente en Gran Bretaña, Clapton ha decidido crear un armario nuevo para la reina de la serie y copiar al milímetro solo los vestidos más simbólicos. Su equipo, formado por entre 40 y 80 personas, creó más de 60 vestidos para el personaje de Claire Foy y unos 300 para toda la serie. Para inspirarse, esta creadora leyó varios libros de la época y buceó mucho en internet. «Teníamos muchas referencias y un asesor, por lo que no nos hizo falta contactar con alguien de Buckingham. No hay que olvidar que no es un documental, sino una serie», apunta Clapton.

Su mayor reto era mostrar la evolución del estilo de la soberana y cómo su aspecto afectaba a su relación con otras personas. «Antes de la boda, al inicio de la serie, era muy joven y estaba muy influenciada por su madre, así que todos sus vestidos son muy naive», cuenta.

Después, llega una de las escenas claves de la ficción: su boda con Felipe II de Edimburgo. Clapton tuvo durante varias semanas a seis modistas cosiendo a mano una réplica idéntica del vestido.

Algo más sencillo fue conseguir el vestido de la coronación. El que aparece en la serie es una réplica exacta que encontraron de una antigua exposición y que coincidía con la talla de la actriz. «Era un vestido muy importante porque además la Reina participó en el diseño de ese vestido, no se limitó a llevarlo puesto». También alquilaron ropa vintage, sobre todo para los extras, y cientos de complementos, sobre todo zapatos y bolsos, en Italia y España.

Si el vestuario femenino es interesante, vestir a hombres como Churchill también fue todo un reto. El exprimer ministro era un hombre bajo, mientras que John Lithgow, el actor que lo interpreta, es un bastante alto. «Churchill era mucho más que un estadista. Pintaba e incluso llegó a diseñar alguno de sus trajes», concluye Clapton.

Toda la actualidad en portada

comentarios