Big Little Lies Nicole Kidman: «De niña, mi vida se sostenía en los libros que leía»

La actriz protagoniza y produce «Big little lies», una serie en la que las mujeres mandan

Nicole Kidman es celeste en «Big Little Lies»
Nicole Kidman es celeste en «Big Little Lies» - HBO
MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles - Actualizado: Guardado en: Actualidad Play

Una de las narraciones televisivas más oscuras que ha estrenado HBO (también en España) es «Big little lies», drama que retrata a un grupo de millonarias y madres de niños pequeños involucradas en un misterioso asesinato. «Es un privilegio ofrecer trabajo a otras mujeres con un material tan delicado y profundo. Me siento orgullosa de lo que hemos hecho con esta serie», aseguraba Reese Witherspoon, protagonista y productora de este nuevo éxito de la plataforma de pago.

A Whiterspoon se unen Nicole Kidman, Shailene Woodley, Alexander Skarsgård, Laura Dern, Adam Scott, Zoe Kravitz, James Tupper y Kathryn Newton. David E. Kelley, veterano productor («Ally McBeal»), se encargó de adaptar la novela de Liane Moriarty. «Lo más fácil fue mantenernos fieles al argumento, lo difícil fue crear la arquitectura de los personajes y desarrollarlos», admitió Kelly en la presentación de la serie, dirigida por Jean-Marc Vallée. Sin embargo, es Nicole Kidman quien subyuga con el personaje de Celeste Wright.

El sol brilla en Monterrey, pequeña localidad costera de California elegida como destino de las mujeres de «Big Little Lies», pero no es oro todo lo que reluce. Bellas, ricas y profesionales exitosas, esconden secretos tras su fachada. Celeste está casada con Perry (Alexander Skarsgård) y sufre abusos, aunque ella pretende engañarse considerando su situación un siniestro juego matrimonial. En el hotel Ritz de Los Ángeles hablamos con la actriz sobre un personaje televisivo impactante.

-«Big little lies» es una serie que da poder a las mujeres.

-Brinda la rara oportunidad de mostrar actrices de diferentes generaciones trabajando juntas, sin importar la edad o el color. El denominador común es la maternidad. Las cinco se unen y se pelean, pero descubren un espíritu similar, que aparece al final. Una parte importante de la ecuación son las diferencias sociales. Hay conflicto, por supuesto, pero inevitablemente encontrarán el camino que las une.

-¿Aceptará el público una historia tan feminista?

-Pido a la audiencia que vea las siete horas de emisión en su totalidad porque serán testigos del talento de un cineasta y de la camaradería de las protagonistas. Cuando ves la serie al completo la entiendes, ves cómo se ayudan unas a otras. Es maravillosa.

-¿Por qué decidió participar en «Big little lies»?

-Quería colaborar con un grupo de actrices que admiro y respeto. Asociarme con Witherspoon como productora ha sido un orgullo. Reese es una persona muy cercana, hemos hecho realidad nuestro sueño de trabajar juntas. Somos muy amigas, podemos hablar de cualquier cosa. Quiero colaborar con gente con quien pueda mantener una conversación inteligente.

-Parece muy apasionada.

-Lo estoy. Hay muchas cosas que deben cambiar en la industria. Las mujeres necesitamos ser vistas como realmente somos. Necesitamos llevar a cabo proyectos desde nuestro punto de vista. Somos humanos y tenemos derecho a crear arte desde la perspectiva femenina. Me siento profundamente orgullosa de las interpretaciones de cada una de las actrices. Es la mejor experiencia profesional que he tenido con un elenco en mi carrera.

-¿Qué espera que entienda el público de la serie?

-Una vez, Stanley Kubrick me dijo: «Nunca intentes convencer al público de lo que debe sentir, deja que elija su respuesta a tu interpretación». He seguido su consejo como un mantra y me niego a justificar las emociones de los espectadores, ellos deben llorar, reír o enfadarse según su propia experiencia.

-Se ponen sobre la mesa muchos temas incómodos.

-Sí. Se habla de divorcio, violencia machista, madres solteras... Sin embargo, hay un equilibrio. Se lo debemos a David E. Kelly y a Jean-Marc Vallée.

-¿Qué le gusta de producir?

-Contar historias. Me encanta conectar a través de los relatos. He visto películas, he leído libros, he visto arte, he vivido malas experiencias y un buen argumento siempre me ha ayudado a levantarme. De niña, mi vida se sostenía en los libros que leía. Eran mi fantasía. Me han salvado tantas veces que ahora me interesa contar historias. Disfruto como artista porque conecto con el arte. Las narraciones sobre mujeres son necesarias. Estamos obligadas a crear historias desde nuestra perspectiva, porque cuesta encontrarlas. Es muy raro que existan cinco personajes femeninos en una misma trama.

-La maternidad juega un gran papel en la serie. ¿Siente que existe una tendencia a sobreproteger a los hijos?

-Sí. Como madre o padre aprendes haciendo el camino. Debo confesar que mi hija Sunday me dijo esta mañana que yo era sobreprotectora. Lo hizo con una frase infantil que me encantó: «Mamá, eres como la mosca que está siempre encima del muro».

-¿Confía, como su personaje, en sus amigas?

-Muchísimo. Son los pilares de mi vida. Tengo cuatro que son mis puntos cardinales. Este drama está dedicado a ellas.

Toda la actualidad en portada

comentarios