Knightfall

Knightfall: así fue la cruel tragedia de los templarios, los monjes guerreros acusados de «sodomía»

La serie, protagonizada por Tom Cullen y que HBO estrena este jueves, aborda las intrigas de una de las órdenes religiosas más poderosas de la Edad Media y su devota búsqueda del extraviado Santo Grial

Tom Cullen protagoniza Knightfall, la serie sobre los templarios
Tom Cullen protagoniza Knightfall, la serie sobre los templarios - HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En su perpetua búsqueda por suplir la futura ausencia de «Juego de tronos», HBO intentar retroalimentar el que ha sido su gran éxito recurriendo esta vez a los templarios. La serie Knightfall recrea el último aliento de estos caballeros en su tortuosa búsqueda del Santo Grial, replicando la épica de la fantasía medieval con explícitas escenas de sexo y violencia. Un realismo en sintonía con la política de la cadena, cuya relevancia reivindica Tom Cullen, que encabeza en la ficción esta visceral hermandad entre cruzada y cruzada: «No queríamos hacer una versión de las batallas como Hollywood. Y cómo no va a gustarnos hacer el amor, es lo más natural del mundo», afirmó en la presentación de la ficción en Madrid.

Las intrigas políticas vertebran esta serie, que profundiza en la leyenda de una de las órdenes religiosas más acaudaladas de la Edad Media y su creciente enemistad con el monarca Felipe IV de Francia, uno de los más influyentes feudos de la Orden del Temple y donde conservaban la mayor parte de las reliquias adquiridas durante las cruzadas en Tierra Santa.

Endeudado con la hermandad, prestamista de la mayor parte de los créditos de la Corona gala, el consorte de Juana I de Navarra emprendió una persecución contra estos mitificados caballeros, acusándolos de «sodomía» y paganismo bajo el auspicio del Papa Clemente V, reticente al principio porque precisaba su poderío militar para una nueva cruzada en Palestina pero que terminó apoyando la causa de Felipe IV.

La «maldición» del viernes 13

El Santo Padre que aparece en la serie, sin embargo, es Bonifacio VIII (con el actor Jim Carter en el papel), al estar ambientada en los años previos al papado del Clemente V, el realmente involucrado en el final de la Orden, sentenciada a la hoguera un viernes 13 de 1307, de ahí la «maldición» que desde entonces persigue a esta fecha.

«Es compleja y brillante, plantea muchas cuestiones interesantes y trata de traiciones, venganzas, amor, fe, lealtad, moral, mortalidad...», resumió Cullen, protagonista de Knightfall, orgulloso de haber encontrado un proyecto que merecía la pena después de meses rechazando guiones. «Podría estar haciendo este papel toda mi vida», reconoció el actor, atraído por la serie sobre caballeros porque este modo de vida «forma parte de la identidad europea».

En Knightfall, además de morbosas licencias creativas como la relación amorosa entre la Reina de Francia y uno de los templarios –sujetos al voto de castidad y a medio camino entre la austeridad de un monje y las exigencias de un guerrero–, se relata el progresivo declive de la Orden del Temple tras la caída de Acre, el último bastión en Tierra Santa, y su devota búsqueda del extraviado Santo Grial, la copa usada por Jesucristo en la Última Cena.

comentarios