Es Noticia
Crítica

«Vis a vis» al cuadrado

La serie vuelve a Fox con más ritmo y menos piedad. La desgranamos ¡sin spoilers!

Los nuevos personajes de Vis a vis
Los nuevos personajes de Vis a vis - FOX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Quizás sea porque hacía casi dos años que no nos topábamos de frente con la crueldad despiadada y los maquiavélicos planes de Macarena (Maggie Civantos), Zulema (Najwa Nimri) y compañía, pero si algo podemos aprender del primer espisodio de la tercera temporada de «Vis a vis», rescatada por la cadena de pago Fox, es que la maldad no tiene límites. Esta nueva temporada, situada en una nueva cárcel, Cruz del Norte, con nuevas presas y funcionarias, es (aún) más oscura, atrevida y ágil. La misma esencia elevada a su máxima potencia.

Y quizás sea esto último, su ritmo frenético, lo mejor de la nueva entrega. No hay tiempo para explicaciones ni prolongadas escenas en la ducha (eso sí, las ajustadas camisetas interiores siguen dejando entrever que en la cárcel también se puede seguir tendencia #freetheniple). Algunos personajes, como Akame (Huichi Chiu), líder del grupo de las chinas, ni siquiera necesita hablar en todo el episodio para dar escalofríos al espectador. La coreografía que sirve de presentación para estas nuevas antagonistas de Macarena y Zulema, situadas en la cúspide de la pirámide alimenticia de la cárcel, es una de las escenas más efectistas de los primeros minutos.

Pero que «Vis a vis» sea intensa no quiere decir que todo sea drama. De hecho, hay escenas como el traslado musical a Cruz del Norte que son incluso graciosas. Los comentarios sarcásticos de Saray (Alba Flores) ponen el punto de vista amable a una realidad casi insoportable. Incluso el persoanje de Zulema promete ser más cómico que nunca. Según Nimri, la nueva Zulema, recién salida del coma, es una mezcla entre Neo de «Matrix» y Dory de «Nemo». Ella piensa que sigue siendo la reina, pero el trono ya no es ni suyo ni de su eterna enemiga, Macarena.

Del lado de los funcionarios también encontrarán una digna rival, Altagracia, a la que encarna una brillante Adriana Paz. Sus métodos para mantener a raya a las presas (sin desvelar demasiado) podrían ser propios de una cárcel de su México natal y provocarán más de un escalofrío en el espectador. Es un personaje que promete. Como el de Mercedes (Ruth Díaz), la nueva presa «inocente» de la cárcel (cumple condena por corrupción urbanística), siempre que los guionistas logren diferenciarla lo suficiente de la Macarena de la primera temporada. Al ser un capítulo introductorio, no se profundiza demasiado en las nuevas incorporaciones (hay que situar al espectador), pero tranquilos, tenemos ocho episodios para conocerlas.

Violencia tarantiniana

Lo que sí se mantiene es esa estética y atmósfera propia, casi de película de Tarantino, que han hecho que Iván Escobar, creador de la serie, y Jesús Colmenero, su principal director, se hayan atrevido a subir un punto el nivel de provocación y violencia (ahora la serie es no apta para menores de 18). La impactante presentación de Goya, el personaje de Itziar Castro, quizás no hubiese existido en una cadena en abierto.

Tampoco la violenta muerte de uno de los personajes, que será la trama de investigación de la temporada. Y, aviso para navegantes, no será la única baja de estos nuevos capítulos.