Es Noticia

Cómo sobrevivir al abandono de un personaje

La historia de las series nos recuerda que nadie es imprescindible. Ni siquiera Rick Grimes

De izquierda a derecha: Rick Grimes, Carlos Alcántara y Roseanne
De izquierda a derecha: Rick Grimes, Carlos Alcántara y Roseanne
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Carlitos deja San Genaro. A Ricardo Gómez, nominado al Goya en 2016 como actor revelación por «1898. Los últimos de Filipinas», el barrio y los Alcántara se le habían quedado pequeños hacía tiempo. Consciente de la necesidad de un cambio de rumbo, el intérprete se despidió de sus compañeros dando así carpetazo a una etapa que abarca desde que que tiene recuerdo (comenzó con siete años en la ficción de Ganga). «Empecé siendo un niño que jugaba y termino siendo un adulto que espera seguir jugando siempre, al fin y al cabo eso es lo que hacemos los actores», dijo Gómez en su despedida. Ahora, se especula también con el fin del personaje de Elena Rivera (Karina), pareja de Carlos Alcántara. Así lo da a entender, al menos, una imagen en Instagram que la actriz subtitula con un «Esto es todo, amigos».

La de Carlitos no es la única gran salida a la que ha tenido que hacer frente «Cuéntame» en los últimos años. Ya nos despedimos tiempo atrás de Inés Alcántara (que después regresó a la ficción), así como de Toni (también retornado) o Juan Echanove (muerto). Tal y como afirmó a ABC uno de los guionistas de la serie, Joaquín Oristrell, tan solo Antonio y Mercedes son insustituibles en la ficción de TVE y, por el momento, los veteranos actores seguirán en el barrio madrileño.

[Cuidado, los siguientes párrafos pueden contener spoilers]

Más dramática parece la situación en «The Walking Dead», que pierde a Rick Grimes (Andrew Lincoln) de cara a sus nuevas tramas. Si bien es cierto que Grimes comenzó siendo el protagonista de la ficción de AMC, lo cierto es que el paso del tiempo ha convertido a la serie en una historia del todo coral en la que ya poco importa la muerte de sus personajes. Mucho se tendrán que esforzar los guionistas para que el fin del siempre líder Grimes impacte tanto al espectador como lo hizo la muerte de Glenn, el que fue uno de los personajes más queridos de la serie.

El tiempo también pasó para Charlie Sheen en «Dos hombres y medio». El que fuera el actor mejor pagado de la televisión en CBS abandonó la ficción por la puerta de atrás tras una acalorada pelea con el creador de la misma, Chuck Lorre, a cuenta de la desordenada vida del intérprete. Sheen fue sustituido entonces por Ashton Kutcher quien, pese haber sido calificado de inepto por su predecesor, logró salvar los datos de audiencia de la cadena. Hace tiempo que la ausencia del protagonista no justifica el final de la serie. Fijénse, si no, en la marcha de Steve Carell en «The Office». Protagonista indiscutible de la ficción británica, la ausencia de Carell pasó casi desapercibida gracias a un elenco coral que suplió sin problemas la ausencia de su líder.

En España también tenemos casos, como el adiós de Aída en el spin-off que llevaba su nombre y que poco importó al espectador gracias al peso que el personaje del «Luisma», interpretado por Paco León, había cobrado desde el comienzo de la serie. Ocurrirá lo mismo en «House of cards», que ya prepara temporada sin Kevin Spacey o en la reinvención de «Roseanne». Ya saben: nadie es imprescindible.