Juego de Tronos 7x06

«La muerte es el enemigo»: Sí, el invierno ha llegado

A falta de un capítulo, «Juego de Tronos» posiciona a sus grandes personajes para que comience la batalla

El camino al otro lado del Muro
El camino al otro lado del Muro - MOVISTAR+
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[¡Cuidado! Este artículo contiene spoilers del 7x06 de «Juego de Tronos»]

Esta es una de esas veces en las que me gustaría empezar por el final, pero voy a tener que controlarme. «La muerte es el enemigo» se muestra como un capítulo de los más completos de esta séptima temporada. Cumple las expectativas que había sobre él, ya que sería el equivalente al noveno del resto de las temporadas («La Boda Roja» o «La batalla de los bastardos»), pero sin más.

Todo comienza con un largo camino al otro lado del Muro. Uno tan largo como el que tuvo a personajes como Jon Nieve o Sam viajando más de dos y tres capítulos en otras ocasiones, pero esta vez «Juego de Tronos» ha pisado el acelerador y el dream team –formado por Jon Nieve, Jorah Mormont, Tormund, Gendry, Thoros de Myr, el Perro y Beric Dondarrion– ha logrado ir y volver en un mismo capítulo. Espadazos, martillazos... este variopinto grupo, que jamás hubiésemos imaginado unido, tenía que hacer lo que fuese para conseguir ese caminante blanco con el que quieren «obsequiar» a Cersei Lannister para convencerla de cómo de mal viene el invierno.

Tuvieron hasta un momento para intimar entre ellos antes de enfrentarse al enemigo de esta temporada. Por su lado, Jon estuvo a punto de perder la mejor arma que tendrá jamás: la espada que le dio el que fuese su Lord Comandante en la Guardia de la Noche. «Eres su legítimo dueño», decía Nieve a Ser Jorah Mormont. Pero él no la aceptó. Por su parte, Gendry y los hombres de la Hermandad sin Estandartes también tuvieron su encuentro. Una vez limadas las asperezas, ya estaban preparados para enfrentarse, literalmente, a la muerte. Durante ese periplo han hecho algún que otro descubrimiento como que si matas al «cabecilla» del grupo de caminantes blancos, eliminas a todos sus secuaces. Eso y que les va a ser bastante dificil combatirlos.

Pero el invierno no solo ha llegado al conflicto entre vivos y «muertos». También ha helado la relación entre las hermanas Stark, o al menos eso nos ha hecho creer Arya. «Ahora (Ned Stark) está muerto, asesinado por los Lannister, por tu culpa», recrimina Arya. «Me dijeron que era la única forma de salvar a padre», contesta Sansa. «Y tú te lo creíste. Te recuerdo de pie, al lado de Joffrey justo antes de que decapitaran a papá. Recuerdo el precioso vestido que llevabas», continuaba Arya Stark. Fría, como el patio principal de Invernalia, así se mostró Arya ante su hermana mientras le acusaba de ser la responsable de la muerte de su padre. Mientras, Sansa intenta defender lo que más le importa en este momento: su título como Lady de Invernalia.

«A veces el miedo hace que la gente haga cosas desafortunadas», decía Arya. «A veces la ira hace que la gente haga cosas desafortunadas», contestaba Sansa. «Yo elijo la ira», concluía la pequeña. Las hermanas Stark son más distintas aún que en el inicio de esta historia, al igual que sus objetivos y prioridades. Sin embargo, ellas siempre han sabido encontrar un punto en común en el que apoyarse y estoy convencida de que volverán a hacerlo. Con Meñique cerca, será complicado, pero ¿quién no tiene más que calado ya al mayor incordio de los Siete Reinos?

Sansa y Arya Stark, en «Juego de Tronos»
Sansa y Arya Stark, en «Juego de Tronos»- MOVISTAR+

El tiempo avanza, cada vez va más rápido, pero aún no hemos visto el esperado reencuentro entre los hermanos Stark (y eso que han pasado ya cuatro capítulos). Pero, siendo sincera, ese ya no es el encuentro que más me preocupa. Durante el quinto capítulo, hubo una gran reaparición en la serie: Gendry Baratheon. Sí, es un bastardo del Rey Robert y puede reberlarse contra Jon y Daenerys por la lucha contra el Trono de Hierro. Pero ni creo que lo haga ni es lo que esperamos de él, al menos ahora mismo. ¿Os acordáis de que Stark coincidió con él allá por la tercera temporada? «Vas a ser mi dama», le decía Gendry. ¿Os suena ahora? Sí, el bastardo coincidió con Arya Stark y le hizo esa «promesa». No es que quiera ver una pastelada, que también, pero imagínate la pareja que pueden hacer «aguja» y el martillo de Grendy.

Ahora sí

Llegamos al final del artículo y, por lo tanto, ya sí que podemos hablar del final del capítulo. Un final de infarto que nos cuenta algo que todos estábamos, por desgracia, esperando. Cuando el dream team del Norte se ve acorralado en el otro lado del Muro, parece que todo está perdido. Sin embargo, creo que fue la única vez que pensé Jon Nieve no va a morir, no puede. Parece que nos hemos olvidado de que George R.R. Martin nunca ha tenido problemas para matar al más protagonista de toda la trama. En fin. Jon no podía morir y tenía que ser Dany quien le salvara. Todos estaban en un islote rodeado por un lago helado que a su vez estaba cercado por una bandada de caminantes blancos. No tenían salida hasta que... ¡Dracarys! (¿Cuántos problemas puede soluciona la palabra «dracarys»?). Tres dragones rodearon el islote, derritieron el lago y acabaron con gran parte de los caminantes.

Con lo que no contaba la khalessi es que el Rey de Noche tiene un arma muy similar a la que utilizó Bronn contra Drogon, aunque, eso sí, esta es bastante más efectiva. Uno de sus dragones ahora tiene los ojos azules. Nunca sabremos quién debería ser ese «tercer jinete». Pero sí tenemos algo más en lo que pensar. Solo aquellos que tienen sangre Targaryen pueden acercare a los dragones e interactuar con ellos. ¿Es esto aplicable a los caminantes blancos?

Y sí, lo de Dany, perdón, Daenerys y Jon... mejor lo hablamos en otro momento.

comentarios