Big Bang Theory

Y Sheldon Cooper dejó de hacer gracia

Las cómicas aventuras de Leonard, Sheldon, Raj, Howard, Penny, Bernadette y Amy ya no son tan cómicas aunque sigan siendo rentables

Los protagonistas de «The Big Bang Theory»
Los protagonistas de «The Big Bang Theory»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace unas semanas supimos que Jim Parsons, Sheldon Cooper en «The Big Bang Theory», volvió a ser este año el rostro masculino mejor pagado de la televisión. El actor americano pertenece a un envidiado clan de intérpretes con sueldos estratosféricos en el que también están sus compañeros de reparto Johnny Galecki (Leonard Hofstadter), Simon Helberg (Howard Wolowitz) y Kunal Nayyar (Raj Koothrappali). Entre los cuatro actores se embolsan, cada año, 89,5 millones de euros por su intervención en la que ya es una de las sitcom más aclamadas de los últimos años.

La serie ideada por Chuck Lorre para CBS cumplió diez años el pasado mes de septiembre y, aunque sus datos de audiencia siguen siendo del todo solventes, se aprecia en las últimas entregas de la ficción cierto cansancio de los espectadores que, poco a poco, se decantan por nuevas opciones de la saturada parrilla televisiva americana. «The Big Bang Theory», que alcanzó una media de 7,30 millones de espectadores en su primera temporada, tardó poco tiempo en incrementar su cifra de audiencia hasta llegar a los 17 millones en su sexta tanda de capítulos, cifra que se mantuvo hasta la décima entrega, en que sus datos sí comenzaron a resentirse.

Hacerse mayor tiene consecuencias.

A pesar del bajón, lo cierto es que el fenómeno «Sheldon Cooper» sigue siendo rentable (por eso «Young Sheldon») y de ahí que la cadena haya optado por estirar el chicle hasta que se rompa. Los protagonistas de la ficción, no obstante, tienen ya poco que hacer frente a su audiencia más que repetir las bromas de siempre aunque modificando ligeramente las tramas. Durante el primer capítulo de la última temporada [ATENCIÓN, SPOILERS], hemos podido saber que Howard y Bernardette serán padres de nuevo y que Sheldon y Amy se darán, al fin, el esperado «sí quiero». Historias previsibles con algún chiste de por medio y con las que intentar mantener la cuota de audiencia (y los sueldos).

Sería, eso sí, una locura decir que «The Big Bang Theory» ha perdido la gracia y que ver sus capítulos no merece la pena. Sigan viéndolos, aunque el que avisa no es traidor: a partir de esta temporada ya nada será como antes. La muerte de «The Big Bang Theory» ha comenzado y el diagnóstico es el peor posible: agotamiento.

comentarios