Series

Acusan a la serie británica «Poldark» de idealizar una violación

La producción de la BBC ha mostrado como una relación consentida una escena que en las novelas es un claro abuso sexual

«Poldark»
«Poldark»

La noche de los domingos, el viejo «Poldark» reina en la televisión británica con la segunda temporada de la nueva versión de la BBC. Solo la serie sobre la Reina Victoria de la cadena ITV lo supera, con unos 5,5 millones de televidentes frente a cinco del capitán de Cornualles. La última entrega del folletín del siglo XVIII ha resultado polémica, porque las organizaciones de defensa de las mujeres acusan a la BBC de haber embellecido una escena de violación presentándola como consentida. La cadena guarda silencio y se remite a la productora, que se han limitado a rodar «un fiero encuentro que concluye con una relación consentida».

En la novela en que se basa esta parte de la serie, «Warleggan», publicada en 1953 por Winston Graham, el creador del personaje, da cuenta sin ningún género de duda de una violación de Poldark a Elizabeth, su novia de juventud y de la que sigue enamorado. Pero la BBC no ha querido mostrar algo tan crudo, en parte por no arruinar la imagen de la estrella del programa, el actor irlandés Aidan Turner, un galán que se ha convertido en un símbolo sexual.

En el controvertido capítulo que se ha emitido este domingo en el Reino Unido, Ross Poldark recibe una carta de Elizabeth, en la que ella le informa que se va a casar con el archienemigo del capitán, el rico hacendado George Warleggan. Desoyendo los ruegos de su mujer Delmenza, Poldark parte en plena noche a la mansión donde vive la viuda Elizabeth. Tras romper una puerta, llega iracundo a su dormitorio. Ella le pide bajar a hablar al salón, pero él se niega, la sujeta por el cuello y la besa. Elizabeth se resiste con un «no, no», pero Poldark la tumba en la cama. Acto seguido se percibe que ella lo besa y abraza con pasión.

Survivors Trust, una asociación de defensa de las mujeres, ha declarado a «The Guardian» que «es una especie de violación de fantasía, donde el hombre es superado por sus tentaciones lujuriosas y la mujer resiste, pero realmente al final también quiera, lo que supone una visión totalmente mítica de una violación».

El grupo Violence Against Woman es todavía más duro: «La escena no estaría fuera de lugar en una película porno. El hombre fuerte sabe lo que hay que hacer y la mujer aparentemente resiste, pero también lo desea. Este tipo de ideas son las que hacen que luego no crean a las mujeres cuando denuncian una violación».

Aidan Turner, el actor protagonista, ya había comentado en una entrevista antes de la emisión que se iba a dulcificar la escena que escribió Winston Graham. «Poldark no comete un crimen. Hablan y parece que todavía hay una chispa entre ellos».

En el Reino Unido se denuncian unas 34.000 violaciones cada año.

Toda la actualidad en portada

comentarios