Es Noticia

La maldición de los Oscar que acaba con las relaciones de los ganadores a mejor actor

Una investigación concluye que el 36% de los hombres galardonados en esta categoría durante los últimos once años han sufrido rupturas amorosas

Sean Penn y Robin Wright, en una imagen de archivo
Sean Penn y Robin Wright, en una imagen de archivo - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los premios más deseados por los actores de todo el mundo, los Oscar, no solo traen cosas buenas. Son muchos los galadornados que, tras vivir uno de los momentos más felices de su carrera, pasan por otro bastante desagradable: la ruptura con sus parejas. Sin embargo, como en otros muchos aspectos, la creencia popular no se ajusta a la realidad, pues siempre se cree que las más afectadas son las actrices premiadas, cosa que, observando las estadísticas, no es cierta.

La psicóloga y pedagoga social alemana Diana Boettcher ha estudiado el tema para sacar unas conclusiones claras que desmitifican la creencia de que las actrices premiadas en los Oscar son las que sufren más fracasos amorosos. Así, según la investigación, en los últimos once años el 36% de las relaciones se han roto poco después de recibir el premio al mejor actor, es decir, han sido los hombres galardonados los que han sufrido el desamor, el porcentaje más alto de la investigación. Leonardo DiCaprio o Sean Penn son algunos de los ganadores que rompieron con sus parejas –Nina Agdal y Robin Wright, respecticamente– tras recibir el galardón, pero la maldición también afecta a los nominados.

Bradley Cooper, George Clooney, James Franco o Morgan Freeman son algunos de los que acabaron su relación poco después de haber estado nominados al premio Oscar a mejor actor, que finalmente no ganaron. Así, un 27% de los nominados en esta categoría durante los últimos once años rompieron con sus parejas. En el caso de George Clooney –ahora felizmente casado– las rupturas fueron tres.

En cuanto a las ganadoras al premio Oscar a mejor actriz de los últimos años, el 27% se separaron al poco tiempo de recibir el galardón, como Jennifer Lawrence, Sandra Bullock o Kate Winslet. Las nominadas en esta categoría, sin embargo, han tenido mejor destino amoroso que los hombres, pues solo está el caso de Michelle Williams, que rompió con Jason Segel al poco de resultar nominada.

«Conozco el problema dentro de mi práctica de terapia de pareja en Berlín. Desafortunadamente, el éxito en la carrera no es un indicador de la felicidad del amor», explica la autora del estudio. «Al contrario de lo que se podría esperar, una carrera en auge a menudo resulta ser una bomba de tiempo para el amor y la relación. Lo mismo ocurre en Hollywood».

Esta maldición, al parecer, no afecta a los premiados como mejor actor o actriz de reparto, pues en los últimos once años solo hubo un caso en el que un premio derivó en una ruptura. Y, entre los nominados, solo un 9% entre hombres y mujeres.