Es Noticia

Tom Wolfe en el cine: la gloria lo salvó de la hoguera

La aportación del escritor a la gran pantalla fue muy dispar, pero se salva con la gran película «Elegidos para la gloria»

Fotograma de «Elegidos para la gloria», con Scott Glenn, Fred Ward, Ed Harris y Dennis Quaid, entre otros
Fotograma de «Elegidos para la gloria», con Scott Glenn, Fred Ward, Ed Harris y Dennis Quaid, entre otros
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No fue Tom Wolfe un escritor fácil de llevar a la pantalla. Al menos sus textos, porque él mismo apareció como actor en un capítulo de la serie «Cosby» –para ser tan blanco, tenía su mérito– e hizo de sí mismo en decenas de programas de televisión. Incluso puso la voz de su propio personaje en «Los Simpson», en un capítulo en el que también aparecía Gore Vidal. Fue una forma excelente de garantizarse la inmortalidad, por si su obra no era suficiente.

En el cine, su contribución se resume en tres títulos: «El último héroe americano» (1973), dirigida por Lamont Johnson, «Elegidos para la gloria» (1983), de Philip Kaufman, y «La hoguera de las vanidades», (1990) de Brian de Palma. No pueden ser más diferentes, empezando por su origen: un reportaje periodístico, un libro de no ficción y la primera de sus grandes novelas. Curiosamente, cuando se alejó del periodismo, su cine perdió interés, aunque la muestra es demasiado pequeña para extraer conclusiones.

«El último héroe americano»

Jeff Bridges y Valerie Perrine en «El último héroe americano»
Jeff Bridges y Valerie Perrine en «El último héroe americano»

Un reportaje periodístico dio pie a esta película del prolífico director Lamont Johnson, escrita por William Roberts y protagonizada por Jeff Bridges, Valerie Perrine, Geraldine Fitzgerald y Ned Beatty. La cinta y el artículo nos hablan del piloto de carreras Junior Johnson, rebautizado en pantalla Junior Jackson, quizá proque el cineasta quiso mantener la distancia de seguridad.

Las carreras de coches de Nascar nunca apasionaron igual fuera de Estados Unidos, pero el reparto es eficiente y la historia humana tiene fuerza. A saber: el bueno de Junior es un simple granjero aficionado al volante, que convierte en la forma de conseguir dinero cuando su padre es encarcelado. El piloto verdadero trabajó como asesor de la película.

«Elegidos para la gloria»

Barbara Hershey y Sam Shepard
Barbara Hershey y Sam Shepard

Uno de los grandes libros de Wolfe, «Lo que hay que tener», inspiró esta accidentada película, que sin embargo es la mejor de las adaptaciones sobre un texto del escritor estadounidense. Philip Kaufman escribió (una vez que William Goldman abandonó el proyecto) y dirigió el filme, para el que contó con un reparto espectacular: Sam Shepard, Scott Glenn, Ed Harris, Dennis Quaid, Fred Ward, Barbara Hershey...

La película resume la carrera espacial desde el punto de vista americano, desde su prehistoria hasta los primeros viajes (¿astrales?). Los pilotos de avión más avezados eran llamados para hacer de conejillos de indias como astronautas, un oficio en el que la posibilidad de morir es aún mayor, pero también la de conseguir la gloria.

La cinta transmite muy bien la emoción del libro, que sin embargo no respetó demasiado, para disguisto de Wolfe. Su éxito se tradujo en cuatro Oscar; sonido, montaje, efectos de sonido y la banda sonora de Bill Conti, que sustituyó al gran John Barry, inacpaz de entender lo que buscaba Kaufman. Perdió otras cuatro opciones de estatuilla, incluidas la de mejor película y la que se trabajó con su calidad habitual Sam Shepard, un tipo que además escribe con gran pericia.

A Ed Harris le tuvo que gustar la experiencia, porque también participó en «Apolo 13», aunque esta vez sin subir al espacio.

«La hoguera de las vanidades»

Melanie Griffith y Tom Hanks
Melanie Griffith y Tom Hanks

Brian de Palma, cineasta desigual como pocos, respetó más el título y los detalles que (los que le cupieron al guionista, Michael Cristofer) que Philip Kaufman, pero no tanto el espíritu de los cientos de páginas de «La hoguera de las vanidades». Por reparto tampoco sería: Melanie Griffith, Tom Hanks, Morgan Freeman y Bruce Willis interpretan los principales papeles.

El atropello de un negro por parte de un «yuppie» de Wall Street (Hanks), el «amo del universo», es el inicio de una larga serie de desgracias para este ejecutivo demasiado agresivo. También fue el comienzo de uno de los grandes fracasos de crítica y público de la historia reciente del cine. La mayor virtud de la película, es duro decirlo, fue comprobar una vez más que un buen argumento (el libro original) y un impresionante elenco no garantizan nada. En este caso, tiene responsabilidad añadida el personaje de periodista que interpreta Bruce Willis, que aúna lo peor de la profesión y del actor.