Es Noticia
«El Papa Francisco, un hombre de Palabra»

Wim Wenders, tras los pasos del Papa Francisco: «Las diferencias nos dan miedo porque nos hacen crecer»

El reputado cineasta rueda «El Papa Francisco, un hombre de Palabra», una insólita coproducción con El Vaticano

El Papa Francisco, durante su visita a Palestina
El Papa Francisco, durante su visita a Palestina
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En el quinto aniversario del Pontificado de Francisco, se ha hecho público el primer tráiler de «El Papa Francisco, un hombre de Palabra», el nuevo trabajo del nominado al Oscar Wim Wenders. Un documental en el que se muestra la obra y la palabra de Jorge Bergoglio durante estos cinco como Sumo Pontífice.

«El Papa Francisco, un hombre de Palabra» muestra, en palabras de la distribuidora, a una persona que vive lo que predica y que se ha ganado la confianza de gente de todas las tradiciones confesionales y culturas del mundo. Algo así como un viaje personal con el Papa más que un documental biográfico. En esta inusual coproducción con El Vaticano, las ideas del Papa y su mensaje constituyen el eje central de una obra que se propone presentar su labor y sus respuestas a las cuestiones globales de hoy en día, desde la vida, la muerte y la justicia social a la inmigración, la ecología, la desigualdad económica, el materialismo y el papel de la familia.

Todo ello al más puro estilo Hollywood, al menos las primeras imágenes del tráiler, con un lema que reza así: «Tiene una misión, unirnos a todos».

El 13 de marzo de 2013, el cardenal de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, se convirtió en el Santo Padre número 266 de la Iglesia Católica. El primero procedente de América del Sur, el primero del hemisferio sur y el primer jesuita en ser nombrado obispo de Roma... Y también el único Papa en elegir el nombre de Francisco, en honor a San Francisco de Asís (1181-1226), uno de los santos cristianos más venerados y un reformador que dedicó su vida a la «Hermana Pobreza».

Preguntar y escuchar

El enfoque directo del concepto visual y narrativo del largometraje pone al público cara a cara con Su Santidad, creando un diálogo entre su figura y, literalmente, «el mundo entero». Dispuesto a ofrecer respuestas a gente con todo tipo de vidas, Francisco responde a granjeros y obreros, refugiados, niños y ancianos, reclusos y gente que vive en favelas y en campos de emigrantes e inmigrantes.

Su «sinfonía» de preguntas conforma la espina dorsal de la película, además de mostrar numerosos viajes del Papa, con escenas de él hablando en Naciones Unidas, dirigiéndose al Congreso de los Estados Unidos y uniéndose al luto de los reunidos en la zona cero de Yad Vashem, el Centro Mundial Conmemorativo del Holocausto de Jerusalén. Habla con los prisioneros en instalaciones correccionales y con refugiados en campamentos mediterráneos. Lo vemos viajar a Tierra Santa (Palestina e Israel) además de a África, Sudamérica y Asia...

A lo largo del largometraje, el Papa Francisco comparte su visión de la Iglesia y su profunda preocupación por los pobres, su involucración en asuntos medioambientales y de justicia social, y su llamamiento a la paz en zonas de conflicto y divididas por la religión. También tiene peso en la cinta la presencia de San Francisco, conectando con la vida de este santo mediante el relato de momentos legendarios de la propia vida de Francisco de Asís como reformador y ecologista.