Aniversario muerte

Bud Spencer, el fornido bonachón del spaguetti western

Se cumple un año de la muerte del actor que junto a Terence Hill formó la pareja más popular del cine italiano de los 70 y 80

Bud Spencer y Terence Hill en «La colina de las botas» - ABC

En el séptimo arte, siempre ha habido parejas de cine y cine de parejas. Entre las primeras, están Humprey Bogart-Ingrid Bergman, Fred Astaire-Gingers Rogers o Spencer Tracy-Katherine Hepburn. Y entre las segundas Terence Hill y Bud Spencer, actualizada versión de «El gordo y el flaco» que se posó en el spaguetti western para delirio de los amantes de los mamporros a diestro y siniestro.

Hace un año, fallecía a los 86 años Carlos Pedersoli, conocido como Bud Spencer, nacido el 31 de octubre de 1929 en Nápoles. Así lo anunciaba su hijo Giuseppe y rápidamente los testimonios de pésame se dispararon. «Desaparece un gran intérprete que supo divertir a generaciones enteras y conquistar al público con su grandísima profesionalidad», apuntaba el ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini.

Bud Spencer siempre fue el fornido bonachón, de físico rotundo, capaz a la par de una ternura sospechosa como de una agresividad espontánea a quien mejor no hacerle enfadar. Junto a su «partenaire» Terence Hill rodó a partir de finales de los 60 unos populares spaguetti western, «made in Europa», que sembraron de carcajadas las butacas de varias generaciones. Títulos como «Le llamaban Trinidad», «Le seguían llamando Trinidad» o «Tú perdonas, yo no» perduran entre el más de medio centenar de películas y series de televisión que rodó entre los años 70 y 90.

Pero quien debutara en el cine con «Quo Vadis» no fue solo un esparcidor de mamporros. Su físico delataba un gran deportista, todo un campeón de natación que acudió a tres Juegos Olímpicos. También fue obrero de la construcción en Sudamérica y escribió canciones para Ornella Vanoni.

Toda la actualidad en portada

comentarios