Es Noticia

Por qué resucitar «Gladiator» es una tontería

El director Ridley Scott sigue pensando en llevar a la gran pantalla la secuela, pero ¿es viable?

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Han pasado 17 años desde el estreno de «Gladiator», una de las grandes obras de Ridley Scott. La película, protagonizada por Russell Crowe, fue nominada en 36 ceremonias de premios diferentes, incluyendo los Oscar, los Globos de Oro y los BAFTA. Puede que el éxito de la misma sea lo que lleva al director a querer hacer, sí o sí, una secuela. Pero hay un (pequeño) inconveniente.

«Gladiator» cuenta la historia de Máximo, un bravo general de sus ejércitos y hombre de inquebrantable lealtad al imperio que recibe el poder del anciano emperador Marco Aurelio tras sus servicios. Sin embargo, el légitimo heredero, Cómodo (Joaquin Phoenix), no le acepta y trata de asesinarlo. Al saber que fue Cómodo quién mató a su propio padre, Marco Aurelio, Máximo comienza una caza tras él.

¡Cuidado, Spoiler! Máximo consigue su objetivo, pero él también muere al conseguirlo. He aquí el problema y es que Máximo muere en la primera (y única de momento) película.

Esto parece no ser obstáculo suficiente para Scott, quien ya ha trazado un plan para devolver a la vida al temible gladiador. En 2001 ya se comentó que había una precuela en desarrollo, pero al año siguiente, cuando cambiaron la dirección de la productora, se pospuso el proyecto. De hecho, el guion de la secuela de ‘Gladiator’ lleva mucho tiempo escrito. «Llevará unos diez años en algún cajón de Dreamworks», comentaba el director. Lo más sorprendente es que la idea de cómo resucitar a Máximo surgió del propio Russell Crowe y del cantante Nick Cave, quien escribió el guion.

La película comenzaría con Máximo en la vida futura donde se le ofreció la oportunidad de estar con su familia de nuevo, pero a cambio de proteger y defiender a todos los cristianos en la tierra. «Usaríamos el cuerpo de un guerrero moribundo como portal para traerlo de vuelta», afirmó Scott, en una entrevista a «ME Movies».

Pero la cosa no acaba ahí. Al parecer, Máximo se encontraría con su hijo, quien le convencería para traicionar a los dioses y declarar la guerra contra ellos. Para poder enfrentarse a ellos, el guerrero conseguiría la vida eterna

Máximo descubre que su hijo sigue vivo (milagrosamente después de haber sido dejado un cadáver carbonizado en la primera película) y es muy religioso. Su hijo lo convence de . A continuación, se le otorga la vida eterna y una capacidad de regeneración constante, como «Lobezno», para poder luchar en grandes batallas como la Segunda Guerra Mundial o Vietnam antes de terminar con el Pentágono.