Los productores de cine españoles acusan a Netflix de «secuestrar» películas

El presidente de Fapae, Ramón Colom, ha asegurado «todos los vendedores europeos se quejan de los procedimientos de Netflix

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de los productores audiovisuales españoles, Ramón Colom, cree «deseable» que se habilite cuanto antes un órgano que regule las obligaciones de las plataformas de difusión de cine online, ya que -según su experiencia-, alguna de ellas, como Netflix, «secuestra» las cintas.

«Yo estuve a punto de comprar una película en Berlín, el año pasado, y no pude porque la había comprado Netflix. Me informaron de que se estrenaría en Bélgica, de donde era la película, pero en el resto del mundo iba directamente a la plataforma. Yo hice un cálculo para ver si podía hacer una salida pre-Netflix. Pues bien, un año y medio después, la cinta no se ha estrenado, está secuestrada».

Colom añade que, con ese modo de actuar, y sin que nadie regule la opacidad de los datos de estas plataformas, «no sabemos si se ven las películas, ni cuánta gente lo ve ni en qué países, porque ellos compran derechos universales».

En una rueda de prensa convocada para presentar los datos del último Anuario del Cine español, Colom ha asegurado que no solo Fapae, sino todos los vendedores europeos se quejan de los procedimientos de Netflix.

La plataforma de cine para consumo doméstico también produce películas que, incluso, llegan a los festivales de cine más prestigiosos, como es el caso de Cannes, pero nunca se estrenan en salas, sino que va directamente a internet.

Hoy, precisamente, el festival francés ha anunciado que a partir del año próximo no tolerará la excepción que ha terminado aceptando en esta edición: llevar a concurso dos cintas de la plataforma Netflix que no han pasado por salas comerciales. A partir de la siguiente convocatoria, todas las películas que compitan tendrán que ser estrenadas en salas comerciales francesas.

La petición reiterada de los productores españoles es que se obligue de alguna manera a estas plataformas que emiten en España a invertir un porcentaje de sus ingresos generados cine, series y tv movies españolas, como pasa con las televisiones.

«El Gobierno intenta que las partes que conforman el sector se autorregulen, pero yo lo veo difícil; sí sería deseable un órgano que reúna a las partes mirándonos cara a cara y supiésemos qué podemos hacer», resume Colom.

Para Fapae, es «evidente» que hay que contar con las nuevas ventanas, porque son el modo de ver cine del futuro.

«Calculamos que en 2020 no habrá cine en los centros de las ciudades, ya no en los pueblos, donde no hay bancos ya. Ese es mi miedo, que no haya cines en los centros de las ciudades, así que no reniego de las plataformas porque me temo que están llamadas a ser el lugar para ver cine».

comentarios