Los Oscar pasan por Toronto

Una respuesta fría en Toronto supondría una bofetada a las aspiraciones de las películas de cara al clímax de la temporada de premios: los Oscar

Emma Stone y Steve Carrell en la película «Batalla de sexos»
Emma Stone y Steve Carrell en la película «Batalla de sexos»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Preparados, listos… la carrera a los Oscar comienza aquí, en Toronto, en la muestra canadiense, donde directores, actores y productores se enfrentan a la crítica y al público conscientes del poder de este festival. Mientras Venecia y Cannes brindan prestigio a los directores, Telluride y Toronto se han convertido en lanzaderas al Oscar donde los artistas quieren mostrar sus nuevos proyectos. Si aceptamos la sabiduría de la industria de Hollywood para estrenar a sus competidores en Toronto, descubrimos que «La La Land» ganó el año pasado el premio del público de este certamen, o que «Moonlight» y «Manchester frente al mar» salieron desde aquí directas a las nominaciones.

Este año, en Toronto, varios títulos se ha ido ganado el cariño de los espectadores: «Call me by your name», de Luca Guadagnino; «Florida Project», de Sean Baker; «La forma del agua», de Guillermo del Toro (que acaba de ganar en Venecia) o «Darkest Hour», de Joe Wright que puede significar el primer Oscar para Gary Oldman por su brillante interpretación de Winston Churchill. «Lo cierto es que dudé si hacer el personaje porque muchos actores ingleses lo han representado en el pasado de forma excelente: Robert Hardy, Richard Burton o Albert Finney, y yo no quería dejarme contaminar o influir por sus actuaciones. Todos tenemos una impresión creada de Churchill por la gente que lo ha interpretado y no por el hombre real. Cuando decidí comprometerme con el papel, lo hice dispuesto a estudiar a Churchill desde mi perspectiva, leyendo e investigando, escuchándole y viéndole», explicó el actor.

El filme muestra a Churchill en los primeros días de su mandato como primer ministro de Inglaterra al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. «En la historia vemos lo cerca que estuvimos de rendirnos a la tiranía Nazi. Fue Winston quien nos salvó, el mundo sería ahora muy distinto sin sus decisiones. Como actor, es maravilloso poder interpretar a un personaje como él», admitió Oldman, que reconoció haber necesitado cientos de horas de maquillaje para convertirse en Churchill. «Todos los papeles son un reto, pero Winston ha sido el más difícil de mi carrera. No solo físicamente, sino porque es uno de los ciudadanos británicos más importantes de la historia, es una figura icónica».

En esta disyuntiva de descubrir las mejores películas o interpretaciones que se presentan en Toronto de cara a los Oscar, sorprende también la fuerza que ha tomado «Batalla de sexos», que cuenta con dos grandes actuaciones a cargo de Steve Carell, en el papel del tenista Bobby Riggs, y Emma Stone como Billy Jean King. También la maravillosa Frances McDormand por su papel en «Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri. Sin embargo, es Allison Janney dando vida a la madre de Tonya Harding, LaVona Golden en «I, Tonya», la gran revelación del festival. «Hay algo en LaVona cómico y dramático. Un personaje muy divertido de interpretar por su sordidez», comentó Allison.

Cuando todavía quedan por estrenarse «La forma del agua», «Se lo llevaron: Recuerdos de una niña de Camboya» (dirigida por Angelina Jolie), «Hostiles» o «Breathe», serios competidores de cara a las nominaciones, queda claro que una respuesta fría en Toronto supondría una bofetada a las aspiraciones de estas películas, si no que se lo pregunten a los productores de «The Current War», sorprendidos por las amargas críticas recibidas y que ha quedado desbancada de cara a los premios.

La carrera al Oscar está abierta ya que faltan aún muchos meses para las nominaciones, pero tal es la importancia del Festival de Toronto que incluso los productores de Dunkerque, que se estrenó hace dos meses, ofrecieron un pase especial de su película en este certamen. Hollywood lo tiene claro, pasar con éxito por el Festival de Toronto asegura un puesto en la carrera por las nominaciones al Oscar.

comentarios