Es Noticia

¿Merece la pena suscribirse a Filmin? Algunas joyas de su catálogo

Buceamos en el catálogo de Filmin en busca de películas por las que merezca la pena suscribirse a la plataforma

Un fotograma de «Old boy», la segunda parte de la «trilogía de la venganza» del surcoreano Pak Chan-uk
Un fotograma de «Old boy», la segunda parte de la «trilogía de la venganza» del surcoreano Pak Chan-uk - IMDB
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Filmin es una plataforma de cine online que lleva más de una década surtiendo a domicilio a los cinéfilos españoles. Su filosofía pasa por apoyar el cine de autor y ofrecer también las mejores producciones de Hollywood. Juan Carlos Tour, fundador y CEO de la empresa, explicaba hace dos años a ABC el planteamiento de su negocio: «No somos un simple videoclub que pone las películas en el aparador, para que el consumidor venga y coja la que quiera, sino que nosotros jerarquizamos nuestra oferta, recomendamos diariamente títulos para ver atendiendo a lo que está aconteciendo en el mundo. Pero, sobre todo, nos especializamos en un tipo de cine, independiente y europeo, que no tienen el resto de las ofertas».

En noviembre de 2017, Vodafone TV incorporó el catálogo de Filmin a su televisión de pago con objeto de convertirlo en «el complemento perfecto al cine de Hollywood». Vodafone pretendía así facilitar «que los amantes del cine puedan acceder a obras que ya no están disponibles en salas ni en otros servicios de televisión o que no han llegado a distribuirse en nuestro país». Exploramos el catálogo de Filmin en busca de algunas de esas películas ignoradas por las grandes plataformas de cine comercial.

Pi, fe en el caos

Darren Aronofsky se estrenó como director de largometrajes en 1998 con «Pi, fe en el caos», un angustioso thriller sobre un matemático brillante y perturbado. Tras conocer a un grupo de místicos judíos, Maximilian Cohen encuentra inspiración en la cábala para descifrar la estructura numérica de los mercados bursátiles. El genio se recluye y trabaja días y noches en sus cálculos, sufriendo fuertes ataques de jaquecas y paranoias. Al mismo tiempo, unos matones de Wall Street y una secta judía le acosan para conseguir los resultados de sus investigaciones.

Old boy

«Old boy», una película surcoreana dirigida por Pak Chan-uk, es la segunda parte de la conocida como «trilogía de la venganza», un trío de películas en las que el director muestra diferentes perspectivas sobre el rencor y la violencia. Merecedora del Gran Premio del Jurado en el festival de Cannes de 2004, «Old boy» cuenta la historia de Oh Dae-su, un ejecutivo secuestrado durante quince años con ganas de vengarse de sus captores. La trama es laberíntica y difícil de seguir, pero también efectiva e hipnótica. «Old boy» abunda en escenas de violencia explícita que alternan con planos poéticos y contemplativos.

Senderos de gloria

Filmin se precia de poner al alcance del espectador las grandes obras del cine clásico, e incluyendo en su catálogo este película de Kubrick cumple en buena medida con su propósito. «Senderos de gloria», estrenada en 1957, se ha convertido en un estandarte del espíritu antimilitarista, pero el director declaró en su día que se trataba mas bien de una película «contra la ignorancia autoritaria». La historia que cuenta Kubrick está inspirada en hechos reales: el fusilamiento de cuatro soldados franceses por insubordinación durante la Primera Guerra Mundial.

La pesadilla de Darwin

Este documental radiografía el mercado de la miseria que atenaza el lago Victoria desde que una especie depredadora fue introducida en sus aguas. La perca del Nilo asoló el ecosistema y la economía local, pero resultó ser muy rentable para la industria alimentaria, que exporta toneladas de pescado rumbo a Occidente. A cambio, riega con armas, prostitutas y corrupción las ya de por sí precarias sociedades africanas. El francés Hubert Sauper debutó en 2004 con este perturbador documental que ha cosechado numerosos premios internacionales.

El séptimo continente

«Él séptimo continente» es la ópera primera del cineasta austríaco Michael Haneke, que ya planteó en esta película muchas de las obsesiones que vertebrarían su obra posterior. A partir de una noticia leída en el periódico sobre una familia acomodada que se suicidó tras destruir sus pertenencias, Haneke reconstruye el tedio y la angustia que les empujó a quitarse la vida. «El séptimo continente» requiere de toda la paciencia y atención del espectador: es una película minimalista, de detalles y repeticiones, pero repleta de significado y de profundidad.

Oslo, 31 de agosto

Con poco más de treinta años, Anders siente que su vida ya está agotada. La primera escena de «Oslo, 31 de agosto» es un ridículo intento de suicidio de Anders, interno en una programa de desintoxicación de drogas. Anders es culto e inteligente, nació en una acomodada familia de Oslo pero no ha sido capaz de afrontar los retos de la adultez. «Oslo, 31 de agosto» es una actualización cinematográfica de «El fuego fatuo», una novela de Drieu la Rochelle sobre un joven alcohólico y depresivo torturado por la nostalgia y los remordimientos.