Es Noticia

Las mejores películas de 2017 para los críticos de ABC

Damien Chazelle en «La La Land» y Christopher Nolan en «Dunkerque» actualizaron el cine musical y el bélico este año. Son las dos mejores obras para ABC

Las mejores películas de 2017 para los críticos de ABC
Las mejores películas de 2017 para los críticos de ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La variedad de géneros y de historias podría ser el resumen para describir la lista de las mejores películas de 2017 para ABC, pero, ¿cuál es el hilo que une a las favoritas de los críticos? La respuesta es el tiempo: el que no compartieron los protagonistas de «La La Land», el que se agota a diferente ritmo por tierra, mar o aire en «Dunkerque», el que se relativiza con la edad en «Moonlight», el que recuerda dónde comenzó todo de la mano de los Lumière y el que cicatriza el alma de la protagonista de «En la playa sola de noche». Y el tiempo es el mejor hilo para atar una lista, cualquiera, sobre lo mejor de un año que se evapora.

Más allá de las formas muy diferentes en que los cinco directores -todos hombres, por cierto- jugaron con el tiempo en sus filmes, este 2017 dejó la actualización de dos géneros. Primero, Damien Chazelle en «La La Land» con el primer musical original en tres décadas y ese «número» final que deja sin respiración, y Christopher Nolan, que buscó una nueva forma de contar la II Guerra Mundial sin enseñar ni una sola vez al enemigo.

En tercer lugar se coloca «Moonlight». A la ganadora del Oscar de 2017 le ha pesado que su historia, sobre las dificultades de crecer en un gueto, sea menos universal que el cuento de amor de «La La Land». E imposible no mencionar los Oscar del año pasado sin recordar el esperpento que fue la ceremonia de entrega de la estatuilla, cuando a Damien Chazelle y a su equipo les quitaron el título de mejor película de las manos por un error de la Academia con los sobres.

Lejos de Hollywood

El peso del cine de Estados Unidos vuelve a hacerse evidente en el podio de este año. Hay que bajar al cuarto puesto para ver una película que no sea americana. Es «¡Lumière! Comienza la aventura», un homenaje a los hermanos que inventaron el cine, de la mano de Thierry Frémaux, director además del Festival de Cannes.

El cine oriental encuentra su hueco en la lista gracias a «En la playa sola de noche», del surcoreano Hong Sang-soo. Defiende su elección, con una frase lapidaria, el crítico Antonio Weinrichter: «Nos debemos a un cine más artístico y festivalero, no solo por gusto propio: si el crítico no deja constancia, ¿quién lo hará cuando tantos andan cegados con “Star Wars”?»

Con la vitola de haber ganado el festival de San Sebastián se cuela en la lista «The Disaster Artist», la única comedia de la lista. Una parodia respetuosa en forma de homenaje a la considerada como «peor película de la historia». Un juego, el de colocar entre lo mejor algo que honra a lo peor, demasiado llamativo como para dejarlo escapar.

El final de la lista revela su carácter ecléctico. Por ahí aparece la irónica denuncia de la alta burguesía europea que es «The Square» o la revisión libérrima de «Lady Macbeth». Imposible no destacar la presencia de una película de animación tan especial como «La tortuga roja», que se ha convertido en una obra de culto para los amantes del Studio Ghibli.

«Verano 1993», de Carla Simón; «Selfie», de Víctor García León; y «Perfectos desconocidos», de Álex de la Iglesia, son las tres únicas representantes españolas entre los 15 títulos que se han repartido los votos. Otras han recibido mención, pero no pasaron el corte por la «injusticia» de reducir a cinco las opciones de cada crítico. Cintas españolas como «La librería», «El autor» o «La llamada». También, «Déjame salir», «Wonder Woman», «La suerte de los Logan» o «El viajante» han sido bien valoradas, pero sin «premio».

Pantallas del futuro

Dos de los críticos, Federico Marín y Antonio Weinrichter, no han querido dejar la ocasión para defender que buena parte de lo mejor del año se ha visto en otras pantallas que no son las del cine. Una mención necesaria en un 2017 que pasará a la historia de los festivales por ser el año de la polémica en Cannes con la posibilidad de que títulos de Netflix, que no se verían en pantalla grande, pudieran llevarse la Palma de Oro.

Así, con el 2017 apurando sus últimos recuerdos, y con el tiempo atrapado en las películas de este año, solo falta por imaginar qué traerá el cine en 2018.

Oti R. Marchante: . «¡Lumière!, comienza la aventura»

Una de las escenas de «¡Lumière!, comienza la aventura»
Una de las escenas de «¡Lumière!, comienza la aventura»

1. «¡Lumière!, comienza la aventura»

2. «La La Land»

3. «Dunkerque»

4. «La tortuga roja»

5. «Selfie»

Como es absurdo justificar lo injustificable, no trataré de hacer pasar esta lista de “mis” películas como la mejor posible de 2017. Pero sí diré que contiene prácticamente todo lo que personalmente le pido al cine: magia, ensoñación, inventiva, utilidad, reconocimiento a lo que somos o quisiéramos ser, divertimento, crítica, sentimiento, ingenio y sorpresa. Todas ellas son El Cine, la de los Lumière por motivos obvios, la de Damien Chazelle («La La Land») porque su finalimpacta de lleno con mis principios, «Dunkerque» porque dice lo que nadie ha dicho sobre la guerra, «La tortuga roja» porque nunca he visto una película que me gustara ver tanto con mis hijos y «Selfie» porque Víctor León encuentra esa tecla imposible en la que suena a la vez lo gracioso, lo amargo, lo vitriólico y lo genial.

¿Cómo se elabora una lista tan escueta?, pues con un lastimoso ejercicio de renuncia, que muy brevemente expongo: a «The Disaster Artist», a «El viajante» y a otras españolas magníficas, como «La llamada», «Verano 1993», «El autor» o «La librería». Pero los dedos de una mano no dan para más.

Federico M. Bellón: «Dunkerque»

Escena de «Dunkerque»
Escena de «Dunkerque»

1. «Dunkerque»

2. «La La Land»

3. «The square»

4. «Moonlight»

5. «Perfectos desconocidos»

Ni en los festivales de cine son capaces ya de hacer un palmarés de espaldas a lo que se cuece en otras pantallas, pero de lo visto y oído, que nunca es suficiente, cabe destacar lo siguiente. En el cine español, además de «Verano 1993», «El autor» y otros títulos notables, hay que celebrar el regreso de Álex de la Iglesia con su obra menos personal y, a cambio (dejémoslo ahí), más divertida. Y que nadie dude de su papel, porque la comedia -¡una película en la que ríes!- está dirigida de forma espléndida, con ayuda de unos actores no por casualidad sembrados.

Fuera de nuestras tensionadas fronteras, Dunkerque es una obra mayor, de grandeza quizá no evidente, pero prodigiosa en su estructura invisible y de una angustia bélica palpable. Todo lo contrario que «La La Land», tan fácil de disfrutar que sus virtudes fílmicas se les hacen a muchos escurridizas, como si no tuvieran conectados corazón y cerebro. «The square» y «Moonlight», por último, son tan buenas como lo mejor de la cosecha. Otro día, si acaso, elegimos otras, que el año y el sitio se acaban.

Antonio Weinrichter: «En la playa sola de noche»

Imagen de «En la playa sola de noche»
Imagen de «En la playa sola de noche»

1. «En la playa sola de noche»

2. «Moonlight»

3. «Lady Macbeth»

4. «Verano 1993»

5. «The Love Witch»

Una agonía, tener que resumir un año de vida mirando películas; además, parte de lo mejor que vimos estaba en series de televisión como «Mindhunter», «American Gods», «Big Little Lies», «Fleabag», «Veep»… Fue un buen año para el cine de género, ese viejo baluarte de nuestra cinefilia: «Wonder Woman», «La suerte de los Logan», «La autopsia de Jane Doe», «Baby Driver» (al principio) y, sin duda, ese remake racial de «Las mujeres de Stepford» que es «Déjame salir».

Pero nos debemos a un tipo de cine más artístico o festivalero, no sólo por gusto propio: si el crítico no deja constancia, ¿quién lo hará cuando tantos andan cegados, dejémoslo en deslumbrados, con Star Wars? Se confirma: hay vida en una galaxia audiovisual mucho más cercana, por ejemplo en esas escenas embarazosas, casi chanantes, de amor paternal o de romance laboral de «Toni Erdmann» y «En cuerpo y alma».

El axioma de que el rostro de un actor, una actriz, es el mejor efecto especial se renueva con Florence Pugh en «Lady Macbeth», Min-hee Kim «En la playa sola de noche», Laia Artigas en «Verano 1993» o Samantha Robinson en «The Love Witch».

Fernando Muñoz: «The Disaster Artist»

James Franco en «The Disaster Artist»
James Franco en «The Disaster Artist»

1. «The Disaster Artist»

2. «La La Land»

3. «Dunkerque»

4. «Verano 1993»

5. «Lady Macbeth»

Es difícil que este 2017 se le olvide a James Franco, que con su homenaje a la «peor película de la historia» ganó la Concha de Oro la primera vez que visitaba un gran festival. Tampoco a Carla Simón, que hace tres años escribía en un taller de guión la historia de su infancia y ahora su «Verano 1993» lucha por el Goya. Tampoco lo olvidará el director de ópera William Oldroyd, que por primera vez se ponía detrás de una cámara para componer una «Lady Macbeth» desbordante, sin música de viento pero con una Florence Pugh que vibra.

Aprender de los veteranos para, después, eliminar los vicios inoculados por el virus del tiempo es lo que han hecho Damien Chazelle en «La La Land» y Christopher Nolan en «Dunkerque». Se respira respeto por un género que parecía olvidado, como el musical, y por otro que de tan manoseado era difícil de recuperar, el bélico. Un año, al fin, repleto de nuevas miradas y nuevas formas de mirar.