Es Noticia

Martin Scorsese, desde Cannes: «Siempre he batallado contra el sistema que rige en Hollywood»

El cineasta acaba de terminar el rodaje de «The Irishman» para Netflix

Martin Scorsese, en Cannes, tras recoger el premio Carroza de Oro de manos de Cate Blanchett - AFP | Vïdeo: Scorsese, Bardem y Penélope brillan en el arranque del Festival de Cannes ATLAS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A falta de estrellas en la Sección Oficial de la 71 edición del Festival de Cannes, los organizadores han perfilado un jurado y unos premios alternativos que miran de frente a Hollywood. Hoy, en la inauguración de La Quincena de los Realizadores premiaron al realizador norteamericano Martin Scorsese, que este año también recogerá el Princesa de Asturias de las Artes. «Me siento orgulloso de estar en Cannes de nuevo», admitió Martin Scorsese emocionado tras recoger la Carroza de Oro. El tributo al neoyorquino incluyó un pase de su película «Malas calles», seguida de una conversación con el director. «Estamos aquí para celebrar el arte del cine y para mí es un gran honor haber sido invitado a abrir el Festival», reconoció ante el aplauso entusiasmado de un teatro abarrotado.

La Carroza de Oro es un premio creado en 2002 por el sindicato de realizadores y su galardón se otorga a quienes por «sus cualidades innovadoras» demuestran una independencia en su trabajo. Otros directores que han recibido el premio han sido: Werner Herzog, Jia Zhangke, Jane Campion, Jim Jarmusch, Clint Eastwood y Alain Resnais. «Cannes es un vehículo que puede lanzar la carrera de los directores y animo a todos los que empiezan a presentar aquí sus películas», reconoció Scorsese.

Cercanía con el Festival

Prolífico donde los haya, Scorsese mantiene una trayectoria personal sorprendente desde que ganará la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1976 con «Taxi Driver». «Uno tiene que tener pasión por cada proyecto que hace, sin ilusión se desmorona el entusiasmo y el público se entera de inmediato. He hecho proyectos que no nacieron de mí o de personas en las que confiaba a nivel estético, y descubrí mi error después. Hay que sentir verdadera pasión por cada película».

El director estrena este año en la plataforma digital Netflix la película «The Irishman», donde vuelve a dirigir a Robert de Niro y Al Pacino. «Espero que la televisión nos brinde la libertad de crear otro mundo u otra forma de expresión donde desarrollar personajes dentro de una narrativa histórica. Al joven Scorsese ya no lo reconozco en mí, sé que está todavía ahí, pero es casi como un sueño, no sé realmente lo que ha sucedido conmigo. Estoy tratando de encontrar la manera de que siga interesándome el trabajo, animarme a conocer gente interesante. La curiosidad de Martin es lo que le lleva a seguir rodando, pero el significado de cada proyecto es ahora diferente. Siempre he batallado con la naturaleza que rige el sistema de Hollywood y he tratado de encontrar mi propio camino en esa industria», dijo sin entrar en la polémica del Festival de Cannes con Netflix.

El realizador, que la noche anterior sufrió la hilaridad de los invitados a la gala inaugural cuando apareció al lado deCate Blanchett (por la diferencia de estatura), supo bromear con el personal. «Al menos en este certamen no están permitidos los selfies». Bajito de estatura, sí. Pero nadie tiene altura para llegar a la suela de su talento