Machismo en Hollywood: por cada 10 personajes solo 3 son mujeres que hablan

Un estudio sobre las 900 películas más populares de la última década concluye que la meca del cine está lejos de ser paritaria

Fotograma de «Carol»
Fotograma de «Carol» - The Weinstein Company
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La Universidad del Sur de California, gracias al análisis de 900 filmes estrenados entre 2007 y 2016, ha dejado en evidencia la clara falta de inclusión en la meca del cine mundial. Según los datos del análisis, llevado a cabo por los doctores Smith, Choueiti y Pieper, la presencia de personajes femeninos o pertenecientes a minorías poco se parece al reparto demográfico real. Por aportar datos objetivos: en Estados Unidos el 50,8% de la población es mujer, pero en las películas solo un 31,4% son mujeres con alguna frase en la cinta. O lo que es lo mismo, solo tres películas de cada diez tienen a una mujer hablando.

La presencia ejecutiva bajo mínimos

En el estudio, llevado a cabo durante una década, se arrojan datos realmente impresionantes respecto al machismo que aun impera en Hollywood. El porcentaje de mujeres que tienen alguna frase no ha superado el 33% y solo una de cada diez de las películas analizadas tenían el mismo número de personajes masculinos y femeninos. De las cien películas más taquilleras del 2016, 34 tenían a un personaje femenino como protagonista. El personaje interpretado por Felicity Jones en «Rogue One: A Star Wars Story» es el único que «se cuela» en el top 10 de recaudación, en segunda posición.

Felicity Jones en «Rogue One: A Star Wars Story»
Felicity Jones en «Rogue One: A Star Wars Story»- DISNEY

Si dirigimos nuestra mirada a quién está detrás de las cámaras la historia no mejora mucho. Es más, empeora. De los 1.438 directores, guionistas, productores y compositores envueltos en las películas analizadas, solo hay 5 directoras (4,2% del total) y 38 guionistas (13,2%). La situación mejora en el terreno de la producción, donde las mujeres están ganando terreno y aunque solo representan un cuarto de la industria, el número no ha hecho más que crecer desde 2006. Si hay un colectivo directamente afectado por el machismo en Hollywood es el de la música: en las 900 películas que analiza el estudio («Capitán América: Civil War», «Buscando a Dory»o «El Libro de la Selva» entre otras), solo dos compositoras consiguen ponerse al frente de las bandas sonoras. Las mujeres encargadas de la ambientación musical no llegan ni al 2% del total.

Nuevas realidades, viejos fantasmas

Si el machismo sigue siendo una lacra para la mayor industria cinematográfica del mundo, ello no hace más que sumarse a su racismo histórico. El estudio de la USC no solo confirma la perpetuación de los roles tópicos de los personajes de minorías raciales, si no que incide en las diferencias respecto a la demografía. En un país donde el 16,3% de la población es latina, solo el 3,1% de los personajes lo es. Esta tendencia a obviar al mundo hispano tiene los días contados, ya que grandes estudios como Pixar o Dreamworks ya están trabajando en ello. Por otro lado, la población negra y la asiática están ligeramente sobre representadas, pero sin llegar a los 20 puntos de sobre-exposición de personajes de raza blanca.

Reparto de los puestos de producción en las películas analizadas
Reparto de los puestos de producción en las películas analizadas- USC

Representar más y representar mejor

En cuanto a la condición sexual de los personajes, la industria parece haber incluido mejor a los personajes homosexuales o bisexuales en sus historias. Se puede destacar la presencia de 24 personajes con estas características, aunque en su mayoría se tratase de hombres blancos gais. Eso sí, en ninguna de las diez películas más taquilleras de 2016 había un personaje abiertamente LGBT, aunque en «Rogue One» sí se especuló con una relación homosexual entre los dos personajes de rasgos asiáticos, precisamente.

El estudio, que también recoge datos sobre la infantilización sexual de la mujer, propone una serie de medidas no invasivas con el fin de acabar con esta lacra de una vez por todas. Bajo el lema «Just Add Five» [Solo añade cinco], la Universidad del Sur de California propone añadir 5 mujeres con frase por película. Si se hiciera, la diferencia de representación se reduciría de manera drástica y en2019 ya podríamos hablar de igualdad en la meca del cine. Si bien estas medidas entienden que pueden ser criticadas, los doctores que han llevado el estudio responden que «el cine trata sobre las realidades y fantasías del ser humano» y que «no hay nada más enriquecedor para el arte que ganar perspectivas desde todos los ángulos de la sociedad». Al fin y al cabo, el estudio solo defiende que «las películas, como mínimo, representen la demografía real».

Fotograma de «Julieta»
Fotograma de «Julieta»- EL DESEO

Mirar la paja en el ojo ajeno

La situación en Estados Unidos, la industria más potente del mundo, no es ni mucho menos la ideal, pero mejora en comparación con España. Si tomamos por ejemplo las cinco últimas películas en ser nominadas a Mejor Largometraje por la Academia Española, podemos hacernos una idea de la magnitud del problema en nuestro país. De las cinco, solo «Julieta» de Pedro Almodóvar tenía a una mujer como protagonista y solo «Que Dios nos perdone» tiene a una mujer, Isabel Peña, al frente del guion. Ninguna tiene a una mujer como directora. Si nos vamos a la taquilla, la situación tampoco mejora, ya que solo «Kiki, el amor se hace» y «Cuerpo de Élite» pueden declararse como medianamente igualitarias en su reparto de entre las películas con mayor recaudación en salas.

En un mundo cada vez más cambiante, la industria no quiere permanecer impasible ante las nuevas realidades sociales. Si se quiere que la gente se acerque al cine, el cine deberá primero acercarse a la gente. Poco a poco, la crítica ha ido aceptando el rol activo del cine como vía de representación y películas de temática homosexual como «Carol» o racial y homosexual como «Moonlight» se vieron reconocidas con Oscars. Afortunadamente, cada vez se dan más casos de éxito comercial con películas que abogan por la diversidad. Así se explica que «Wonder Woman», dirigida y protagonizada por mujeres, se haya convertido en uno de los filmes más taquilleros del año. Pese a no ser películas feministas en su núcleo o que no toman partido de manera clara y caen en ciertos clichés («Bad Moms», «Una noche fuera de control») también hay que reivindicar su valentía. En cuanto al enriquecimiento de la industria y el arte cinematográficos, más vale una película mala e igualitaria que una mala a secas.

comentarios