«Jupiter's Moon»

«Jupiter's Moon»: El superhéroe de los refugiados

El cineasta húngaro Kornél Mundruczó critica cómo Europa se enfrentó a la crisis de los refugiados a través de «Jupiter's Moon»

Zsombor Jéger da vida a Aryan - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aryan es un joven sirio que intenta emigrar hacia Hungría, una historia que hemos escuchado una y otra vez hasta que los telediarios decidieron que había dejado de ser un hecho noticioso (aunque siga ocurriendo). Sin embargo, Aryan, el protagonista de «Jupiter's Moon», tiene algo que le hace especial. Al intentar cruzar ilegalmente la frontera, el joven recibe un disparo que le otorga el poder de levitar. «Puede que se convierta un ángel o puede que en un superhéroe que se sacrifica por el resto. Lo que es seguro es que es un refugiado», cuenta a ABC el director Kornél Mundruczó.

Hace cinco años, tras varias semanas de trabajo en un campo de refugiados, Mundruczó ya sabía lo que ocurriría si no aprendíamos rápidamente a gestionar la entrada de los mismos tanto en su país como en Europa en general. «Poco a poco vimos viendo cómo se iba haciendo realidad la crisis de los refugiados», comenta apenado el director húngaro, «y como nuestro Gobierno no hacía nada». «Rodamos solo un año después de que lo peor de la crisis (de refugiados) hubiese pasado. Los campos ya se habían desmantelado y habían mandado a los inmigrantes a otra parte. Al verlo, al ver cómo actuó nuestro Gobierno solo podemos sentir vergüenza y es esa vergüenza la que te da una responsabilidad. Sentía que tenía que hacer algo contra esto».

Al preguntarle si se podría haber evitado de haber podido «adivinar» el futuro –como hizo él al idear la película–, asegura que puede que no hubiesen conseguido cambiar nada, pero sí que hay un traba que podrían superar y no lo han conseguido: «Nuestro principal problema no es la ideología o la nacionalidad, nuestro mayor problema es muy contemporáneo. Es el populismo. Es usar la ideología y jugar con esas ideologías y jugar con las creencias de los humanos».

Por ello, «Jupiter's Moon» está creada a base de contradicciones. «La película juega con las creencias del espectador. ¿Vuela o es simplemente una metáfora?», reflexiona el director. La idea inicial de la película y la capacidad de volar de Aryan surgieron Mundruczó cuando tenía apenas 14 años. «Recuerdo que cuándo leí 'Flying Man' –de Roopa Farooki– dudaba si debía creer que el protagonista volaba o si este libro de ciencia ficción estaba aprovechándose de mi inocencia», recuerda. Ese es el espíritu que el director quiso mantener en pantalla.

Pero no es la única contradicción que vemos en «Jupiter's Moon». «El resto de personajes principales también son contradictorios. El doctor Stern –quien, fascinado por sus poderes– ayuda a Aryan a salir del campo de refugiados– es un hombre amable, un intelectual, pero está corrompido, como muchos otros hombres de nuestra sociedad», explica el director húngaro. «Que seas bueno no implica que actúes como tal. Es el resultado de la presión que se vive en ciudades como Budapest».

comentarios