La leyenda de Excálibur

El fracaso de la leyenda del Rey Arturo, una fórmula ya agotada

La última película de Guy Ritchie, «El Rey Arturo: La leyenda de Excálibur», no ha rendido en taquilla como se esperaba

Charlie Hunnam protagoniza «El Rey Arturo: La leyenda de Excálibur», de Guy Ritchie
Charlie Hunnam protagoniza «El Rey Arturo: La leyenda de Excálibur», de Guy Ritchie
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Recurrir a una leyenda tan potente como la de la espada Excálibur, cuya magia todavía perdura, parece una garantía de éxito para atraer a un público siempre intrigado por el misterio que derrocha la historia. Sin embargo, los datos de taquilla de la última película sobre el Rey Arturo parecen evidenciar el declive de una fórmula ya agotada y también los riesgos de repetir un mito explotado por la cultura popular hasta la saciedad.

Multitud de ficciones han abordado la historia de la espada mágica que convirtió en rey a Arturo, un monarca alabado por su sentido de la justicia en la Inglaterra medieval. Su ascenso, producido al ser el único consiguió extraer, aún sin ser caballero, a Excálibur del yunque; Camelot; la búsqueda del Santo Grial; los caballeros de la mesa redonda; su mago y mentor Merlín o su controvertida hermanastra Morgana no han hecho más que alimentar la magia de una leyenda épica que continúa rindiendo siglos después.

Sin embargo, la enésima adaptación a la gran pantalla del mito del Rey Arturo parece haber dilapidado la herencia de éxito y el colchón amortiguador gestado por las anteriores entregas. Ni siquiera un reparto lleno de rostros conocidos (Charlie Hunnam, Jude Law, Eric Bana o Annabelle Wallis) ha conseguido que la película, que se estrenó a mediados de mayo en EE.UU. y a España no llegará hasta el 11 de agosto, remontase el vuelo.

En la taquilla doméstica, «El Rey Arturo: La leyenda de Excálibur» apenas ha recaudado 34,800,202 de dólares, una cifra muy por debajo de los costes de producción, que ascienden a los 175 millones.

Trece años después del «Rey Arturo» de Antoine Fuqua, protagonizada por Clive Owen y Keira Knightley, Guy Ritchie volvió tras las cámaras para reinventar un género que, aunque siempre ha funcionado bien en el séptimo arte, nunca ha resultado del todo rentable. Mucha inversión y un rendimiento en taquilla insiuficiente. Sin embargo, en lo que lleva en las salas, «El Rey Arturo: La leyenda de Excálibur» no ha podido ni siquiera replicar la recaudación de la película de Fuqua que, con un presupuesto de 120 millones, logró casi 52 millones en la taquilla doméstica, según Box Office Mojo.

La crítica, en contra

Su poco rendimiento en taquilla se equipara a la decepción de la crítica internacional, que no ha terminado de encajar una ficción, a su parecer, innecesaria. La revista «Rolling Stone» ha escrito que la cinta de Ritchie «es un empate de ingredientes molestos: la estruendosa banda sonora o los clichés constantes», mientras que otros medios como «Salon» son más incisivos: «La película tiene una trama que es familiar con una narrativa confusa, es difícil recordar lo que está pasando, a quién le está sucediendo o por qué debería importarte».

comentarios